Las joyas de 2007

domingo, diciembre 30, 2007 | 5 críticas y comentarios »

Este es un post que ha estado en vilo desde el comienzo del año. Es cuando les digo cuáles fueron las películas que más me gustaron en este año que terminó, para que estén pendientes de alquilarlas si fueron de los pocos que no las vieron, y me digan cuánta razón tengo si ya las vieron. ;)

Ahora en serio, he aquí mis favoritas de 2007. En ningún orden en particular.

Ratatouille. No es fácil lograr que una película sobre una rata que quiere ser cocinera logre ser un éxito entre el público familiar, pero sí lo logró. La mezcla exacta de comedia, valores familiares y deseos de superación. La volví a ver este fin de semana, y júrenlo, la volvería a ver mil veces.

300. Fue absolutamente brutal. Brillantemente imaginada, perfectamente coreografiada y magistralmente ejecutada. La película que lanzó mil imágenes y gifs animados de burla terminó el trabajo que Sin City empezó el año pasado: los cómics se traducen bien en pantalla mientras más fiel sea uno a sus imágenes. Y por siempre recordaremos: "THIS IS SPARTAAAA!!!"

El Ilusionista. Llegó un año tarde a Venezuela, pero gracias a Dios que llegó. Una trama bien construida y unas actuaciones brillantes de Paul Giamati y, por supuesto, Edward Norton (Jessica Biehl demostró que puede ser más que una cara y un cuerpazo, pero le falta) hacen esta película menos entretenida pero más interesante que The Prestige, la otra película sobre magos victorianos.

Los Simpsons. ¿Es que hace falta decir algo más? Yo aún me río cada vez que me acuerdo: "Puerco Araña, Puerco Araña..."

Supercool. Como película de adolescente, ésta se distinguió de las demás por un "yo no sé qué" que le pusieron para que no estuviera inundada de los clásicos chistes de sexo, pupú y demás. Claro, sin ignorarlos por completo.

Borat: Culture Learning of America For Make Benefit of Glorious Nation Of Kazakhstan. Algunos habían conocido a Sacha Baron Cohen como el chofer de Madonna en su video "Music". Pero después de su "documental" sobre un reporte kazako que viene a estudiar a los Estados Unidos para beneficio de su país lo hizo una estrella. Allí reveló a los insospechados gringos en su faceta más vulnerable, haciéndolos admitir sus pensamientos racistas, sexistas y xenófobos pero también mostrando un lado amable que pocos sospecharían.

Bourne: Ultimatum. La última de la trilogía del personaje creado por el novelista Robert Ludlum puso a estas películas en ese raro grupo que son tres películas buenas en una misma serie. Mucho ma´s que una tonta película de acción, Jason Bourne es el agente 007 para la nueva generación, y es una profunda lástima que Matt Damon no quiera hacer más, aunque se le entiende. Y el orgullo de ver a un compatriota (Edgar Ramírez) aparecer en una super producción de Hollywood es sólo la guinda en el sundae.

Sé que se me están olvidando muchísimas, pero éstas fueron las que destacaron en mi mente. Les cierro con tres pildoritas de reseñas de las tres últimas películas que vi. Como estamos en Navidad, como se supondrán hay una plétora de películas familiares.

  • Entrenando a Papá (The Game Plan). Hay que admirar la carrera de Dwayne "The Rock" Johnson. Pasó de película épica (La Momia, El Rey Escorpión) a película de acción (The Rundown, Walking Tall) a comedia (Be Cool) con suavidad y sin dejar que los fracasos en taquilla lo amilanaran. Ahora prueba con la comedia familiar, haciendo de un egocéntrico astro del fútbol que descubre que tiene una hija de 8 años (una encantadora Madison Pettis). Increíblemente, La Roca tiene momentos de auténtica actuación, pero hay demasiados elementos predecibles --como el gigantón agresivo que llora en el ballet-- en la película como para hacerla memorable. Sin embargo, la historia se desarrolla lo suficientemente bien para mantener el interés, y es imposible no simpatizar con un solterón empedernido transformándose en un abnegado padre. Me va a gustar verlo ahora en la versión de El Super Agente 86.
  • El Hermano de Santa Claus (Fred Claus). ¿Quién no tiene rivalidades con sus hermanos? ¿Y qué tal se sentirá siendo el hermano desconocido de una figuar histórica? Fred Claus (un genial Vince Vaughn) ha tenido que lidiar con esa rivalidad, viviendo bajo la enorme sombra de su hermano menor Nick, mejor conocido como Santa Claus (Paul Giamatti, excelente como siempre). Y ahora tiene que enfrentar el problema de frente, pues Santa lo invitó a ganarse una plata que Fred le pidió prestada, justo cuando un inspector de eficiciencia (un muy relajado Kevin Spacey) amenaza con cancelarles la operación. La historia de por sí es original, pero yo rescataría por encima de todo la actuación del niño Bobb'e J.Thompson como "Slam", y la escena cuando Fred decide ir a Hermanos Anónimos donde vemos famosos hermanos desconocidos quejándose de sus relaciones fraternales, como Frank Stallone, Roger Clinton y Stephen Baldwin.
  • Encantada (Enchanted). La dejé al final porque ésta también vale como una de las mejores películas de 2007. Tan original como Shrek, esta cinta empieza como una tradicional película de Disney, con animalitos cantantes, princesas en peligro y demás, y termina como una comedia romántica al más puro estilo de Cuando Harry Conoció a Sally. La princesa Giselle (Amy Adams) es rescatada por el valeroso príncipe Edward (James Mardsen), y la boda va a ser al día siguiente, pero la malvada madrastra de Edward, la reina Narissa (una espectacular Susan Sarandon, que debió haberse divertido de lo lindo con este rol) empuja a Giselle a la Nueva YOrk de nuestros días, donde es "rescatada" por el abogado Robert Philip (Patrick Dempsey). En verdad no les quiero dar más detalles, porque realmente quiero que la vean. Es absolutamente... encantadora, pues.

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Risas, amistades y algo más

miércoles, diciembre 12, 2007 | 1 críticas y comentarios »

Me he retrasado un poquito actualizando el blog, pero con un trabajo nuevo y para rematar exigente pues no hay nada que hacer.

No hay nada más sabroso que reírse largo y tendido en el cine. Es algo que no se describe, sentarte en una semi-oscuridad mientras tú y otras ciento y pico de personas ríen descontroladas. De esas experiencias guardo el recuerdo de ¡Cuidado, Bebé Suelto!, la primera Scary Movie y un clásico de Mel Brooks llamado ¿Ser O No Ser? Incluso recuerdo salir llorando de Spaceballs, también de Mel Brooks. (Si no lo han hecho, les aconsejo que busquen El Joven Frankenstein para una noche de comedia que no van a olvidar nunca. Aprovecho y les dejo el link de
celuloide.net para que lo hagan ya, jejejeje.)

Son las comedias al estilo de American Pie (que aunque ustedes no lo crean no he visto ninguna de manera completa) las que, admito, no veo con tanto ahínco. Supongo que ya he pasado el target de ellas, pues ya no es tan fácil hacerme reír, quizá (dijo el que se rió de lo lindo con Ratatouille y Buscando a Nemo...). Pero igualmente brinqué entusiasmado a ver Ligeramente Embarazada (Knocked Up) y Supercool (Superbad) en una semana.

Fue aún más agradable la sorpresa que me dejaron ambas películas. Las dos tienen un elenco parecido y están producidas (la segunda) y dirigidas (la primera) por Judd Apatow, el mismo que nos trajo Virgen a Los 40 entre otras, de modo que se sabe lo que se espera: diálogos rápidos, extraños, sin sentido, mucha referencia a sexo y una que otra (está bien, MUCHAS) referencias a drogas.

Ligeramente Embarazada es la historia de Alison (Katherine Heigl, de Grey's Anatomy), una exitosa reportera de E! Entertainment Television, que sale a celebrar su ascenso con su hermana a una discoteca, donde conoce a Ben (Seth Rogen, de la mencionada Virgen...), un "adolescente" de 24 años que no ha terminado de crecer y no tiene mucho futuro que se diga. Por alguna extraña circunstancia, se conocen, se qagradan, se emborrachan y sí, tienen sexo. Ocho semanas después, Ben recibe una llamada de Alison, y emocionado está seguro que va a recibir más. Eh, no, mi pana... "Estoy embarazada." La cuestión no está fácil para ninguno de los dos, pero ambos deciden tomar responsabilidades y ver cómo lo superan.

Aparte de unas geniales situaciones, como el viaje de Ben a Las Vegas con Pete (Paul Rudd), el cuñado de Alison, o cualquier situación con los amigos de Ben, la película tiene momentos genuinamente tiernos, quizá esperados en una película sobre embarazos. Pero precisamente porque están en una película de este estilo, producen aún mayor ternura por el contraste con el resto. Es como ver una flor en el desierto: parecen fuera de lugar, pero valen la pena ver. Al final, uno hasyta puede encontrar moralejas de honestidad, responsabilidad, y cómo tomar la decisión de finalmente asumir su edad y crecer, sin dejar de ser uno mismo.

Supercool, por su parte, sigue la aventura de Seth (Jonah Hill) y Evan (Michael Cera), ayudados por Fogel (Christopher Mintz-Plasse), en la última noche de clases antes de irse a la universidad. Son invitados a la fiesta de Jules (Emma Stone), por la quien Seth se babea, y planean tener la fiesta de su vida-- perdiendo su virginidad en el camino. Pero bueno, como en toda buena comedia, los planes nunca son lo que uno espera. No les voy a dar demasiados detalles, pero todo implica una compra de alcohol con un carnet falso, una "colita" a una fiesta de gente mayor, y las acciones de los dos policías más inútiles del mundo (unos geniales Seth Rogen y Bill Hader).

Seth y Evan no podrían ser más distintos, pero su relación es conmovedora, pues se ve que hay un sincero cariño y amistad. De modo que al ver que todo es una crisis de separación que dos amigos que han estado juntos desde el kinder, más allá de mujeres y demás, la película de repente se transforma en mucho más que una película para adolescentes. Y les digo --ustedes jamás olvidarían una noche como la que tuvo Fogell junto a los dos policías. Absolutamente geniales.

Me encanta una película buena disfrazada de porquería, pues son de las que siempre serán recordadas por que les ofrece algo que uno nunca se esperaba. ¿Ustedes se acuerdan de cualquiera de las otras cuarenta Scary Movie? Sí, yo tampoco. Pero Ligeramente... y Supercool se quedarán conmigo un buen rato.

2008: Planificando para lo que viene

miércoles, noviembre 07, 2007 | Comments

Más allá de todo lo que nos pueda pasar políticamente hablando, hay que considerar que hay la posibilidad de lanzarnos dos horas y pico de escapismo cada vez que lo queramos. Algo es seguro: diciembre igualito terminará, Caracas NO será campeón de la liga de béisbol (jejeje), y llegará el año 2008. Y con él, muchachones, vienen películas a granel que yo, por lo menos, estoy chingo por ver. El site Slashfilm dio una lista de 55 películas de los grandes estudios que hay que ver el año que viene, y hay, para variar, para todos los gustos. Yo sólo escogí quince. Pero ¡qué quince! (Dedicado a ti, anónimo comentarista fanático del cine de los '70, quienquiera que seas, dondequiera que estés. :-)

Cloverfield / 1-18-08
Mike Vogel, Lizzy Caplan, Jessica Lucas, T.J. Miller, Michael Stahl-David. Director: Matt Reeves. Todo lo que sabemos es que un grupo de amigos filman con una cámara digital el ataque de alguna especie de monstruo en Nueva York. O eso parece. Porque ni el nombre verdadero se sabe. Esta es la única que admito voy a ver obligado. Porque el teaser te deja con tanta curiosidad que tú simplemente vas a ir a ver de qué rayos se trata y rezando a Dios que, por si acaso, te dé fuerzas y bastante real para montarte en un avión, conseguir al productor J.J. Abrahms (el creador de Lost y Alias), y darle un batazo en los dientes mientras gritas "¡¿Y ESA ERA TODA LA VAINAAAAAA?!"

Be Kind Rewind
Jack Black, Mos Def. Director: Michel Gondry. Ustedes quizá recuerden a Gondry de la espléndida Eterno Resplandor De Una Mente Sin Recuerdos, con Jim Carrey y Kate Winslet. Ahora viene con esta extraña comedia de un trabajador de un basurero (Black) que accidentalmente magnetiza su cerebro, lo que resulta en el borrado accidental de todas las cintas de VHS de la tienda de alquiler de un amigo (Def). Para que no quiebre la tienda y que no afecte a la única cliente leal, los dos amigos empiezan a recrear todos los grandes clásicos del cine que estaban allí, metiendo a todo el pueblo en ellas. Es una locura, pero una vez que logras llevar un guión de la extraña imaginación de Charlie Kauffman con magistralidad sin problemas (que ya Gondry hizo) no veo cómo a esta película le puede ir mal. Yo por lo menos ya estopy obsesionado. ¡Hasta puse el trailer aquí y todo!

Fanboys
Sam Huntington, Kristen Bell, Dan Fogler, Jay Baruchel, Seth Rogen, Danny Trejo. Director: Kyle Newman. Esta es una nueva adición al colectivo llamado "road movie", al estilo de Cannonball Run o la Road Hogs (Rebeldes Con Causa) del año pasado. Si además le añades La Guerra de las Galaxias, pues a mí ya me vendieron. Un grupo de amigos fanáticos de la saga viaja al Skywalker Ranch de George Lucas para robarse una copia de Epsiodio I: La Amenza Fantasma para que su compañero moribundo la pueda ver antes de que sea tarde. Muchos actores de la saga, como Carrie Fisher y Billy Dee Williams, acordaron aparecer.

Synechdoche, New York
Philip Seymour Hoffman, Katherine Keener, Samantha Morton. Director y guionista: Charlie Kauffman. Hablando de Charlie Kauffman, ahora el imaginativo escritor de Eterno resplandor..., ¿Quieres Ser John Malkovich? y El Ladrón de Orquídeas debuta como director. Hoffman hace de un director de teatro que trata de montar una obra construyendo una réplica de tamaño natural de la ciudad de Nueva York dentro de un almacén.

10,000 BC
Camilla Bell, Steven Strait. Director y guionista: Roland Emmerich. Érase una vez un joven e imaginativo director que impactó al mundo con grandiosas películas como Día de la Independencia, El Patriota y Soldado Universal. Y de repente, Godzilla y El Día Después de Mañana. Lo vuelve a intentar con esta épica historia del viaje de un joven cazador de mamuts en territorio desconocido para proteger a su tribu. Amén.

Iron Man
Robert Downey, Jr., Gwyneth Paltrow, Jeff Bridges, Terrance Howard. Director: Jon Favreau. La primera de varias películas de superhéroes del año próximo. Tony Stark (Downey) es un ególatra vendedor de armas quien resulta con un pedazo de metralla en el corazón durante un ataque de rebeldes afganos. Durante su cautiverio, construye un traje de batalla para liberarse y trata de enmendar su camino un poco. Cuando menos, ésta va a estar muy divertida. Aunque tengan en cuenta, a mí no me pareció que Daredevil (un relativo fracaso de taquilla hace dos años) fuera mala.

Meteoro
Emile Hirsch, Cristina Ricci, Matthew Fox, John Goodman, Susan Sarandon. Directores: Los Hermanos Wachowski. Sí, muchachos, Meteoro, con su Mach 5, Trixie y el corredor enmascarado, hasta su hermanito Chispita y el mono Chito, llegan a la gran pantalla con una película de acción en vivo. Yo odiaba esta comiquita, pero vamos a estar claros: son los que hicieron Matrix lo que fue. Sería muy ingrato de mi parte al menos no darles el beneficio de la duda. (Por lo que vi en el trailer, ¡oh sí!)

Indiana Jones And The Kingdom Of The Crystal Skull
Harrison Ford, Shia LaBeouf, Karen Allen, John Hurt, Cate Blanchett. Director: Steven Spielberg. El niñito que hay dentro de mí sólo puede decir: "¡SIIIIIII!" No estamos seguros de por dónde va la historia, pero el productor George Lucas dice que va más por el lado de Cazadores Del Arca Perdida. Sólo lamento dos cosas: Harrison Ford últimamente ha envejecido como que mucho, y —aún más que eso— Sean Connery no quiso salir de su retiro para volver a hacer de Henry Jones, Sr. Tremendas pérdida, pero ésta no me la pierdo ni por equivocación.

The Lovely Bones

Mark Wahlberg, Susan Sarandon, Rachel Weisz, Stanley Tucci. Director: Peter Jackson. Después de épicas como King Kong y El Señor de los Anillos, es interesante que Jackson decida dirigir una película menos visual pero no menos interesante. Basada en una exitosa novela de 2005, cuenta la historia de una muchacha de 14 años brutalmente asesinada y violada que continúa viendo a su familia y amigos desde el Cielo.

The Happening
Mark Wahlberg, Zöey Deschanel, John Leguizamo. Director y escritor: M. Night Shyamalan. Después de semejantes tropezones como La Aldea y La Dama En El Agua, hasta muchos de sus detractores dicen que éste es el mejor guión de Shyamalan desde El Sexto Sentido. Vale, lo intentamos otra vez, Night. Trata sobre una familia que huye de una crisis natural que podría amenazar a toda la humanidad. Se perfila un año ocupado para Mark Wahlberg…

El Increíble Hulk
Edward Norton, Liv Tyler, Tim Roth, William Hurt. Director: Louis Leterrier. A pesar de muy buenos efectos especiales, un estelar elenco y un director de lujo como era Ang Lee, la primera película sobre el gigante verde de Marvel fue un fracaso, y con razón; Dios mío santo, cómo la odié. De modo que ahora están haciendo otra versión que no será una secuela, con más acción (Leterrier se hizo famoso con las dos de El Transportador, y Norton además escribió el guión). Si han visto Historia Americana X, Cuestión de Fe, Club De Pelea y la magnífica El Ilusionista, saben que Norton tiene una capacidad única de adaptarse a sus roles, así que ésta de verdad promete.

Get Smart
Steve Carrell, Dwayne “The Rock” Jonson, Alan Arkin, Anne Hathaway, Terence Stamp. Director: Peter Segal. ¿Qué temporada de cine puede estar completa sin una versión de una antigua serie de televisión? Pero yo soy uno que está de primero esperando esta versión de las aventuras del Super Agente 86. El solo
trailer me tenía riéndome.

WALL-E
Director: Andrew Stanton. Ésta es la nueva creación de Disney, de la mano del mismo director de Buscando a Nemo. Ha estado en desarrollo mucho tiempo, aún antes de Toy Story. La Tierra es evacuada, y un único robot queda varado y funcionando solo en el planeta por siglos, hasta que una robot exploradora llamada EVE descubre que ha encontrado la clave para el futuro del planeta. Ambos van a buscar a los humanos en una enorme e hilarante aventura espacial. Hay muy poco diálogo tradicional, ¿pero cuánto habló R2-D2 en La Guerra de las Galaxias? Hablando de eso, su director ha dicho bromeando: “Básicamente estoy haciendo R2-D2: La Película.”

The Dark Knight
Christian Bale, Heath Ledger, Michael Caine, Cillian Murphy, Maggie Gyllenhaal, Gary Oldman, Morgan Freeman, Aaron Eckhart. Director: Christopher Nolan. Consideren lo que ha hecho Christopher Nolan: The Prestige, Memento, Batman Begins… el hombre ha sabido hacer cine. Resucitar la feneciente franquicia de Batman fue un logro sin igual, de modo que esta secuela promete. Olvídense todo lo que creen saber de Heath Ledger, y lo que recuerden de Jack Nicholson: por lo que he oído, el Guasón les hará temblar. Y con Aaron Eckhart haciendo del Fiscal de Distrito Harvey Dent —luego conocido como Dos Caras— ya sabemos por dónde vienen los tiros para una tercera.

The Curious Case Of Benjamin Button
Brad Pitt, Cate Blanchett, Tilda Swinton. Director: David Fincher. Esto es una reunión doble para Pitt. Él y Fincher hicieron historia con la oscura Se7en, y hubo una buena química con Blanchett en Babel (además de demostrar muy buen talento allí), de modo que hay ya buenas vibras por ahí. Está basada en una historia corta de 1922 por F. Scott Fitzgerald, sobre un hombre (Pitt) que nace como un decrépito anciano y envejece en reversa. Los problemas surgen cuando se enamora de una mujer de 30 años (Blanchett).

Menciones de honor:
Where The Wild Things Are: Basado en un exitosísimo libro infantil de Maurice Sendak, donde un niño muy travieso crea su propio mundo de fabulosas criaturas que lo coronan su rey. Dirigida por Sipke Jonez, director de ¿Quieres Ser John Malkovich? y El Ladrón de Orquídeas.
Horton Hears A Who? Otra adaptación de un libro infantil, esta vez del conocido Dr. Seuss, el mismo del Grinch. Un elefante oye una voz de auxilio de una mota de polvo, que está habitada por los Who. Con las voces de Jim Carrey y Steve Carrell
Valkyrie: Bryan Singer (X-Men, Sospechosos Habituales) dirige a Tom Cruise y Kenneth Brannagh en la narración de un fallido atentado contra Hitler.
Ángeles y Demonios: Sí, muchachos, es la precuela de El Código Da Vinci, donde Robert Langdon (Tom Hanks) investiga un asesinato en el Vaticano. Ron Howard repite como director.
Brüno: Primero fue Ali G –un fracaso. Luego fue Borat —un exitazo. Ahora Sacha Baron Cohen nos trae al tercero de sus personajes de Da Ali G Show: el peluquero austriaco Brüno. Ya veremos.
Sweeney Todd: Johnny Depp, Helena Bonham Carter, dirigidos por Tim Burton. Si además les digo que es un musical que cuenta la historia de un barbero asesino...
Star Trek: Sí, muchachos, arranca otra vez el Viaje a las Estrellas. Pero ésta es una precuela, ambientada cuando el capitán Kirk, el señor Spock y todos aún eran muchachos. Ya veremos, insisto.

Además, hay que estar pendiente del festival de Sundance que nos dirá cuál es la Pequeña Miss Sunshine de 2008. Nos vemos en el cine, muchachos.

El Cantante: Y el día de la suerte nunca llegó

lunes, noviembre 05, 2007 | 1 críticas y comentarios »

Siempre hemos tenido una obsesión por conocer la vida de muchas personalidades de la farándula. Ya sea por el morbo del voyeurista que necesita saber cada detalle íntimo de alguien famoso, la idolatría por sentirse más cerca por un artista admirado o la envidia que conduce al deseo de ver a alguien estrellado. Sea cual sea, esa popularidad reciente que han tenido las llamadas biopic o película biográfica no sé si buscan alimentar una u otra tendencia, o si realmente son buenas historias.

El Cantante es una biopic debería resonar más entre nosotros pues es la historia de uno de los pioneros de la que quizá es la más latina de las músicas, como es la salsa. Cuenta la vida de Héctor Lavoe, "El Cantante de los Cantantes", desde que llegó a Nueva York de su nativo Puerto Rico hasta su muerte, basada en entrevistas a su esposa "Puchi" Pérez. Es producida y protagonizada por Jennifer López, que hace el papel de Puchi, y un sorprendente Marc Anthony haciendo de Lavoe. (Pendiente de Ismael Miranda haciendo del papá de Héctor y de Víctor Manuell como Rubén Blades.)

Lo que más puede diferenciar a ésta de otras vidas (como Johnny Cash y Ray Charles) es que, aunque sigue el camino de alza a la cima para después descender a lo peor, Lavoe nunca superó su adicción a las drogas, y aunado a una larga serie de desgracias, murió en la pobreza y de complicaciones relacionadas con el SIDA. Y Puchi murió también en un accidente de tránsito el mismo día que dio esa entrevista. Pero fue tal el talento y el papel que Lavoe tuvo en el nacimiento de la salsa, que se convirtió en una leyenda, junto con Celia Cruz, Tito Puente, Ismael Miranda y tantos otros de la famosa disquera Fania.

Pero la película, buena como pueda ser, tampoco va a contribuír a expandir la base de fanáticos, mucho menos entre los americanos que a lo mejor la única salsa que conocen es la picante. De hecho, ni siquiera creo que contribuirá a cambiar la imagen de Jennifer López. La película se centra muchísimo en el personaje de Puchi, no sé si por que en efecto así era la relación entre ella y Héctor o porque --ejem--- el ego de la López (y sí, "esas" también...) se atravesó en el camino.

No quiere esto decir que la película es mala, repito. Al contrario, uno sigue la historia de Lavoe muy de cerca, y es en parte gracias al aire de inocencia y humildad que Marc Anthony le confiere, lo que he oído que en efecto refleja la personalidad del verdadero Lavoe. Pero no sé si es que interpretar a un cantante --que es lo que Anthony es-- le viene muy fácil, pero lo hace con soltura y autenticidad. Su tristeza se ve verdadera, y cuando se monta en el escenario se transforma, con carisma hasta por los poros.

La película es más para fanáticos de la salsa que para fanáticos del cine, pues si queremos ver biografías prefiero ver Walk The Line o Ray. Sin embargo, fuera de pequeños baches, la película está bien hecha, y uno siente el dolor de Héctor mientras desciende a los abismos de la depresión. Yo quedé preguntándome si en efecto parte de la culpa de su caída es la Puchi, si su vida no hubiera mejorado si ella no hubiera salido, pero ésa es una pregunta que la película no responde.

Un muy agradable efecto de El Cantante es que, gracias a la excelente banda sonora, salí con muchas ganas de tener discos de Lavoe. Mi gusto por la salsa es superficial para decir lo más, y tristemente admito no ser muy bueno bailándola, pero ver esta película picó algo dentro de mí. Gracias a Dios por algunos sitios en Internet, como la página oficial de Héctor Lavoe, que tiene la consabida colección de discos, imágenes además de algunas entrevisas; o Héctor Lavoe Vive, que adicionalmente tiene algunos mp3 para descargar y algunas noticias. Y no puede faltar El Libro de la Salsa, de César Miguel Rondón (que manifestó que no le gustó la película, por cierto), en sus dos presentaciones (de lujo y de biblioteca) que además incluye un CD con nueve temas clásicos del género, incluyendo (si no me falla la memoria, pues no encuentro la lista de pistas en Internet) "El Cantante", de Lavoe. ¡Disfruten!

Alatriste: Grande, elegante y Dios qué larga

martes, octubre 30, 2007 | 1 críticas y comentarios »


No pude determinar a ciencia cierta si Diego Alatriste y Tenorio fue un personaje verdadero o no. Lo que sí sé es que ra un soldado veterano de las guerras de Flandes, a finales del siglo XVI, quien a su retorno del conflicto se convierte en una espada a sueldo, protagonista de la serie de novelas Las aventuras del capitán Alatriste, publicadas entre 1996 y 2006 (con tres más planificadas) de la pluma de Arturo Pérez-Reverte. La película Alatriste, estrenada como parte del Festival de Cine Español aquí en Caracas, parece tomada de todas las novelas de Pérez-Reverte.

Por lo que he oído, las novelas son muy fieles a los personajes y eventos de la época, con algunos personajes muy verdaderos como el poeta Francisco de Quevedo, el conde de Olivares y el rey Felipe IV. Tal elegancia está muy bien traducida en la película, ya que por todos lados se ve que es la más cara en la historia del cine español (costó 24 millones de euros). Y lo que más llamaría la atención es que es protagonizada por un gringo: Viggo Mortensen, el ya famoso Aragorn de la saga de El Señor de los Anillos.

No debe sorprender que Mortensen esté en una película hispanoparlante, si lo conocemos: el hombre habla español fluidamente, si acaso con marcado acento argentino por el tiempo que vivió en el sur (hasta por Venezuela pasó, según dijo en una que otra entrevista). Es uno de esos actores que ha escogido una diversidad de roles desde que Aragorn lo hizo la estrella que tanto merecía ser (mi opinión, claro). Su papel aquí en Alatriste es de esos grandiosos, fuerte a todo dar, pero humano como pocos. Pero les digo algo, luego de casi tres horas de oírlo en un exagerado acento madrileño, donde rara vez sube la voz por encima de un susurro, como que prefiero oírlo increpando orcos y enamorando a Liv Tyler que increpando el cuestionamiento moral de la madre de un espadachín enemigo.

Yo estoy convencido de que si hubiera visto esta película en una sala con menos aire acondicionado, sin la terrible alergia que tenía y habiendo dormido completo la noche anterior, al hubiera disfrutado muchísimo más. Es entretenida en muchas ocasiones, interesante desde un punto de vista histórico, y todas las actuaciones son magníficas, aunque ya se sabe que Mortensen puede hacer de noble de corazón (si no de bolsillo) con los ojos cerrados. De no ser por el extraño acento que usa en la cinta, quizá hubiera sido aún más convincente.

Son historias de las cinco primeras novelas de Pérez-Reverte que se usan en el guión, de modo que llega un momento en que pareciera que se brinca de una película a otra, lo que me hace pensar que quizá hubiera sido mejor una miniserie en vez de una película tan larga. Uno se entera que está pasando el tiempo, y no sólo porque Íñigo de Balboa, el protegido de Alatriste, pasa de niño a hombre joven en la película. ¿Mi consejo? Esperen a que salga en video, para que la disfruten con calma.


Historia en pantalla: ¿bueno o malo?

domingo, octubre 21, 2007 | 3 críticas y comentarios »

Johnny, un amigo y antiguo compañero de trabajo, recientemente me envió un artículo titulado La historia en imágenes/la historia en palabras, del historiador Robert Rosenstone, sobre la posibilidad de traducir con precisión los eventos históricos al lenguaje cinematográfico, bien sea ficción o documental. Rosenstone debería saberlo bien, pues dos de sus libros fueron la base para películas: una fue Reds (1981), producida, dirigida y protagonizada por Warren Beatty, que narra la historia de John Reed, un periodista norteamericano que se unió a la Revolución Rusa; y la otra fue un documental llamado The Good Fight (1984), sobre la Brigada Abraham Lincoln, el grupo de voluntarios norteamericanos que pelearon en la Guerra Civil de España.

Reds, como muchos cinéfilos saben, es una pieza de la historia cinematográfica en sí, recibiendo 12 nominaciones al Oscar, además de ser hasta ahora la última película que ha recibido nominaciones para los cuatro actores principales y secundarios (Warren Beatty y Diane Keaton como principales, Jack Nicholson y Maureen Stapleton --la única que ganó-- como secundarios). Como narrador de la historia, sin embargo, tiene varios errores fácticos, desde el hecho de que hay un Golden Retriever de mascota en Nueva York, quince años antes de que la raza fuera importada de Estados Unidos, hasta el hecho de que Reed hace un viaje de París a Petrogrado en 1917 cuando eso era imposible.

Esto es una de tantas cosas que le preocupan tanto a Rosenstone como a Johnny (estudiante de Historia de la UCV). Estamos en una época de imágenes en movimiento, donde el cine y la televisión (e Internet) se han convertido en los principales medios para transmitir el conocimiento, a diferencia de hace varios años en que la palabra escrita era la dominante. Y claro, los libros no guardan el mismo atractivo para un público masivo, pues obligan a pensar, imaginarse, y dedicar mucho más que las dos o tres horas que puede durar una película. El problema, o uno de ellos, según Rosenstone, es que una película, por más que respete el material original, es un reflejo de la interpretación tanto del autor como del cineasta en sí, lo que limita el debate que es tan importante para el avance de la comprensión del hecho, además de enfocarse en una figura en particular y de narrarlo todo linealmente, de principio a fin, sin considerar todas las sub-historias que puedan yacer debajo. En otros casos, se toman libertades descaradas, ignorando un hecho vital para presentar la historia de una forma más atractiva.

La película que hizo que mi amigo me enviara el artículo fue la reciente 300, sobre la Batalla de las Termópilas de espartanos contra persas. Como ya conté anteriormente, como película de acción es absolutamente brillante, pero presenta a los guerreros espartanos de una forma un poco menos que precisa. ¿Luchando por la libertad y la esclavitud? Será la suya, argumentaba Johnny. Cierto, hasta un punto. Los espartanos tenían la costumbre de siempre llevar consigo a un esclavo llamado ilota, que fungía como escudero en el campo de batalla, o se dedicaba a las labores domésticas, para que su amo se pudiera dedicar más al arte de la guerra. ¿Y Jerjes, representado por un gigante aficionado al body-piercing? Tenía una larga barba y era de tamaño normal.

Imprecisiones como estas abundan en el mundo del cine (al final les voy a mencionar otras), pero también el otro lado es malo. Precisamente en mi crítica a 300 hago mención de la película Luther (2005) sobre la vida del fundador del protestantismo, Martín Lutero, que recién ahora llega a cartelera venezolana a pesar de que tiene al menos un año en Blockbuster e incluso hace dos semanas vi parte de ella en televisión por The Film Zone. Esta es una historia muy precisa sobre la vida del religioso y de la época –tanto que muchos críticos la llamaron aburrida y pretenciosa (a mí lo poco que vi me gustó, así que yo le daría una oportunidad), y fue un fracaso en taquilla.

Yo puedo entender los dos puntos de vista. En un mundo que se está volviendo cada vez más superficial en conocimientos, donde cada vez más los chamos creen que pueden evitar leer un libro, no es buena idea tomarse demasiadas licencias creativas con un hecho histórico, pues reflejar demasiado la visión propia de un autor puede dar como resultado una visión muy sesgada de los hechos. (Supongo que es por eso que quizá sean mis nietos los que podrán ver una película precisa sobre los hechos del 11 de abril de 2002, si acaso no mis bisnietos.)

Pero uno va al cine a ser entretenido, no tanto a ser educado. Si las dos cosas ocurren juntas, bienvenido sea. ¿Para qué arriesgarme a ver una parte de la historia que a lo mejor no la captura por completo, si tengo toda una biblioteca —real y virtual— a mi disposición?

Yo veo toda esta eterna polémica como una inspiración para que los padres y maestros animen a sus hijos y alumnos a investigar más sobre los hechos que ven en el cine. Que les alimenten su curiosidad. ¿De verdad 300 espartanos pudieron detener a casi un millón? Vamos a averiguarlo juntos, hijo. ¿Cómo un estadounidense se dejó seducir por una revolución comunista? No sé, habrá que leerlo. ¿Miranda de verdad fue así de mujeriego, profesor? Si hemos de creer en su bibliografía, absolutamente.

Rosenstone muy correctamente dice que los problemas que puedan encontrarse en las películas están atados a las características del lenguaje en sí, la imposibilidad de llevar ciertos conceptos a un elemento visual. Y además, hay que recordar que el séptimo arte es, también, un negocio. Se puede exigir que haya respeto por la historia, y de hecho hay muchos que lo hacen, pero no siempre es posible. La verdadera solución, en la opinión de un solo bloguero, es educar más a las masas, y hacerlo desde temprano. Que se vaya al cine para tener una idea, y que después agarremos los libros para confirmarlo.

Pero como ya dije antes, eso no impide que en el cine sigan cometiéndose enormes gaffes por tomarse las benditas “libertades artísticas”. Algunas notables:

  • Braveheart (1995) es una mis películas favoritas, y fue tanto un enorme éxito de taquilla como un elogio para la crítica, tanto que ganó el Oscar a la Mejor Película y al Mejor Director para Mel Gibson en 1996. Pero para los historiadores, especialmente para los orgullosos historiadores escoceses, además de tener varias pequeñas imprecisiones (la pintura azul de los guerreros ya estaba obsoleta; la Reina de Inglaterra estaba en su adolescencia para la época de Wallace; el rey Eduardo III muere tres años después de Wallace), comete un sacrilegio imperdonable: la Batalla de Stirling, donde William Wallace le da al ejército inglés su primera derrota, es en la realidad la Batalla del Puente de Stirling. El ejército escocés usó el puente de Stirling para dividir y acorralar a los ingleses y masacrarlos ahí. Durante el rodaje, uno de los locales le preguntó a Gibson que por qué le eliminó el puente, que era la clave para la victoria de los escoceses, de la batalla de Stirling. Gibson respondió, un poco apenado: “Porque el puente estaba en el camino.” El hombre se rió y dijo: “Ajá. Eso es lo que los ingleses pensaron.”
  • Pocahontas (1995) fue una de las últimas películas animadas tradicionalmente de Disney, y narra el primer encuentro entre los ingleses y los nativos americanos, además de narrar la historia de amor entre la princesa pawnee Pocahontas y el capitán inglés John Smith. (Esta historia también es recreada en A Brave New World, con Colin Farrell.) Pero la verdad es que, mientras que en la película John y Pocahontas aparecen como jóvenes de veintitantos, la india tendría unos 14 años cuando conoció a Smith, de 43.
  • Gladiador (2000) está tan llena de errores históricos que es una suerte que haya mucha gente que no le para a eso. Por ejemplo, Cómodo, el personaje de Joaquin Phoenix, no mató a su padre Marco Aurelio. Peor aún, era muy querido en el Senado romano y fue emperador por 13 años en vez de ser el sádico niño-hombre con labio leporino que rigió los cortos meses antes que Russel Crowe lo encontrara. (OJO: Puedo arruinar un final si no han visto la película.) Y sí, era aficionado a pelear como un gladiador, pero no murió en la arena, sino estrangulado en el baño por otro luchador.
  • En Apocalypto (2006), los mayas son visto como salvajes primitivos que le ofrecían sacrificios al dios Kukulcán, cuando jamás la Serpiente Emplumada pedía sacrificios. De hecho, los asesinatos rituales de seres humanos eran más raros de lo que se piensa en la cultura maya, que de hecho es mucho más civilizada de lo que se retrata en la película.
  • Las historias de dinosaurios junto con seres humanos es eterna, a pesar de que ningún hombre que no fuera Dios habría podido ver científicamente a un dinosaurio, pues éstos se extinguieron más de 65 millones de años antes que los primeros homínidos. Y sin embargo, eso no impidió varias películas con cavernícolas peleando con tiranosaurios, como One Million Years B.C. (1966), con Rachel Welch y su famoso bikini de pieles
  • Hablando de dinosaurios, Steven Spielberg se tomó una licencia artística con Jurassic Park (1993) que luego fue oportunamente salvada: los famosos Velociraptor son muchos más grandes que el animal verdadero (en la película son del tamaño de un hombre o mayores, mientras que el verdadero era del tamaño de un pavo) para hacerlos aún más temibles. Pero casualmente mientras la película se filmaba, un grupo de paleontólogos encontró en Utah, Estados Unidos, un dinosaurio parecido a un Velociraptor pero del tamaño de los de la película, por lo que lo bautizaron Utahraptor spielbergi, o “cazador de Utah de Spielberg”. No discutan con Dios, hijos.

Bourne: Ultimatum: ¡Qué montaña rusa!

miércoles, octubre 17, 2007 | Comments

Cuando las luces se prendieron luego de ver Bourne: Ultimatum, la tercera luego de The Bourne Identity (2002) y The Bourne Supremacy (2004), estaba agotado, feliz y triste. Me sentí como cuando me bajé de la atracción del Hombre Araña en Universal Studios hace muchos años: mis emociones habían llegado al pico, me había divertido como nada, y no sabía cuánto tiempo pasaría antes de pasar por algo así.

Claro, películas de acción donde hay disparos, conspiraciones gubernamentales y persecuciones espectaculares son infinitas, y habrán más en años por venir. Pero las películas de la trilogía Bourne han tenido un éxito callado aunque indiscutibe porque hacen algo que las otras no hacen: demuestran un héroe humano, con fallas, trágico, sin llegar a los extremos del Jack Bauer en 24.

Matt Damon no sufrirá la suerte de Roger Moore, quien será recordado más que nada por ser el segundo James Bond de la historia, pero no se puede negar que el papel le ha quedado a la perfección. De hecho, la elección de películas de Damon ha sido interesante en los últimos años; son un auténtico sancocho, desde dramas políticos como Syriana y El Buen Pastor hasta comedias como Stuck On You de los hermanos Farrelly, pasando, claro, por todas las Ocean's Eleven.

Pero Jason Bourne, personaje inventado por el novelista Robert Ludlum, es la piel con la que Damon se ha sentido más cómodo en los últimos años, pues interpreta al amnésico espía con una elegancia, intensidad y convicción digna de un joven Sean Connery. En esta última entrega --es triste, pero ya Damon anunció que no volvería a interpretar a Bourne--, el agente amnésico se siente más cerca de descubrir sobre su pasado, y hay mucha gente en el gobierno que quiere evitarlo.

La diferencia con las otras dos es que aquí hay un conflicto entre las dos cabezas de la CIA que están tras él: uno, Noah Vosen (David Strathairn) lo quiere muerto y enterrado antes de que descubra sus oscuros esqueletos en el clóset; y otra, Pam Landy (Joan Allen), quien después de tres películas ha aprendido a respetar a Bourne pero igualmente lo quiere capturado. El tango entre estos dos es a veces tan emocionante como cualqueir escena de persecución. Con toda la autoridad que Strathairn suelta hasta por los poros, es Allen quien se luce en cada escena, un papel que ya puede hacer con los ojos cerrados (ver The Contender).

Ahora la CIA no se anda con uentos, y cuando descubren que un periodista inglés está haciendo una serie de reportajes sobre Jason Bourne empieza mandar matones de verdad verdad a por él. Destacable (por razones obvias y no tan obvias) es el compatriota Edgar Ramírez (admito que sentí mucho orgullo ver que ahora el hombre tiene hasta una página en The Internet Movie Database). No les niego, fue como emocionante ver a un compatriota en una película tan grande. Su personaje es Paz, uno de los asesinos de la CIA enviado detrás de Bourne, y su mirada de hielo queda muy bien para su papel --frío, distante y calculador. Tiene una sola línea de diálogo pero es una escena bien crucial, se lo aseguro. (El director Pete Travis también lo contrató para una película que se estrena en febrero llamada Vantage Point, con Forest Whitaker, William Hurt, Matthew Fox y Sigourney Weaver. Más nada.)

Sobre el director, Paul Greengrass, he descubierto que está en ese grupo de directores que tiene algo que lo distingue a leguas, que pone mucha exigencia en los actores. Brian de Palma tiene largas tomas únicas de casi diez minutos; Jonathan Demme tiene muchas escenas en que hay un closeup con la cámara de frente al actor; M. Night Shyamalan tiene la costumbre de simplemente mostrar a dos actores en una escena casi estáticos. Greengrass se ha distinguido en el arte de la cámara de mano, algo que es especialmente efectivo en escenas de pelea o persecución, que les da un ritmo único. Yo estaba literalmente engrinchado en el asiento.

La trilogía Bourne cae en el grupo de "coas buenas caen de a tres". Tiene la curiosidad que todas son igual de buenas (quizá la primera sería la que podríamos dejar, por ser la única basada en el libro en sí), y son ciertamente hechas a la medida de los fanáticos de las películas de acción e intriga política. Vayan a verla, manque sea para apoyar al pana Ramírez.

Fracture: interesante... ¿verdad?

lunes, octubre 01, 2007 | 2 críticas y comentarios »


Hay un puñado de actores que garantizan, si no una buena película, un buen trabajo. Anthony Hopkins es una de esas leyendas del cine que ciertamente atraen un determinado público que aún recuerda su gusto por el chianti y las arvejas. Y se puede maneja sin ningún problema entre la comedia (ver The Road to Wellville, con Matthew Broderick) al drama (¿Conoces a Joe Black?) a la aventura (La Máscara del Zorro) a Hannibal Lecter.

En Fracture (no quiero llamarla por su nombre en español), interpreta al millonario Ted Crawford, quien ha descubierto que su esposa tiene un amante, y monta un elaborado plan para vengarse y además salir ileso. Todo empieza cuando le dispara a su esposa y espera a que su amante --un policía-- llegue a la escena. El día de su audiencia, ve que el caso se le facilitará porque el fiscal es Willy Beachum (Ryan Gosling), ambicioso abogado que está a punto de ascender al tope de su carrera, sin saber que Crawford está a punto de manipularlo como un títere.

Hopkins es un nominado al Oscar cuatro veces y ganador precisamente por El Silencio de los Inocentes. De modo que podemos esperar algo magistral, sobre todo cómo Crawford pasa de hacerse el pendejo a realmente meter miedo. Gosling fue nominado al Oscar el año pasado en Half Nelson, algo sorprendente pues el chamo era el típico "niño bonito" del cine, (¿alguien vio The Notebook?)y su actuación en Half Nelson como un profesor con problemas de drogas le está abriendo nuevas puertas, por lo visto. Aquí también sufre una buena metamorfosis, de arrogante y confiado a viviendo su infierno personal.

Es una historia derecha sin pretensiones; esta no va a convertirse en un clásico. Pero ciertamente el guión está bien escrito, con sorpresas agradables y un buen desarrollo de personajes. El elenco secundario lo hace bien, aunque David Strathairn es mucho mejor actor como para estar desperdiciado en tan pocas escenas como el Fiscal de Distrito. Pero uno no vino aquí a ver el escenario. No, aquí vinimos a ver el juego entre Ted y Willy, a ver quién jode al otro primero. Si acaso, Crawford obligó a Willy a echarse una buena mirada en el espejo y revisarse. Si quieren unas buenas dos horas libres de aburrimiento, ésta es una buena opción.

Pequeñas joyas en De-Ve-De

viernes, septiembre 21, 2007 | Comments

Me considero, en cuanto a cine se refiere, un tipo de lo más "mainstream" -- Hollywood me encanta, disfruto la ocasional europea, y disfruto de apagar el cerebro cuando me estorba para una película. Pero si hay una cosa que tiene el séptimo arte, es que los gustos son variadísimos. Una amiga mía tiene un blog en donde habla mucho de películas y uno se da cuenta que ella tiene gustos muy distintos a los míos (por ejemplo, a mí me encantó Piratas del Caribe 3, ella la detestó).

Por eso es que me encanta cuando alquilo una película, no porque me la recomendaron, no porque vi el trailer, no porque leí una buena crítica; sino precisamente porque me dijeron que NO la viera, o leí una crítica mediocre; es que simplemente la película me dio "nota", "buena vibra", un
j'e ne se quoi (con el perdón de los que hablan francés).

Les quiero mostrar aquí cuatro peliculitas que por acá pasaron (si llegaron a hacerlo) sin pena ni gloria por la cartelera, sólo estuvieron para un determinado festival, o traté de convencer a alguien que le gustara y casi me pega. Pero todas me parece que tienen su encanto particular. Alquílenlas con mente abierta, pues así como a mí me encantaron, quizá a ustedes no.


Osmosis Jones. Chris Rock, David Hyde Pierce, Laurence Fishburne, Brandy, Bill Murray. Director: Bobby y Peter Farrelly. La agarré en estos días por Universal Channel, y de verdad vi por qué a mucha gente no le podría gustar. Para empezar, ya con que vean que son los hermanos Farrelly --ellos de la fama de Locos Por Mary, Pegado A Ti, Irene, Yo y Mi Otro Yo-- ya debe decirles algo de la calidad de humor que hay en esta película. Digamos que hay una escena memorable que involucra un barro en la frente. Pero esta película es una originalidad poco vista en estos tiempos: combina acción en vivo con segmentos animados. Bill Murray (quien de paso cumplió años el viernes) interpreta a Frank, un cuidador de un zoológico que tiene serios problemas de higiene, y eso le causa pesadillas a sus células, que viven dentro de él en Ciudad Frank. Cuando Frank comete una enorme imprudencia con un huevo crudo (hay que verlo para creerlo) recibe a Thrax (Fishburne en su mejor estilo), un poderoso virus que quiere matarlo en 48 horas, a menos que un glóbulo blanco llamado Osmosis Jones (Rock) y una píldora de apodo Drix (Pierce) lo logren detener. Yo no pondría a un hijo mío de seis años ver esta película, pero en lo que cumpla doce o catorce la memorizaré con él. Es humor grotesco, sucio -- tal como el cuerpo humano es por dentro. Es especialmente divertido el contraste de comicidad entre el muy negro y relajado Rock y el muy blanco y tieso Pierce. Notable es cuando Thrax se compara con el virus del Ebola, en ese suave estilo que es Fishburne: "Ebola? Lemme tell you somethin' about 'e-BO.la'. Ebola is a case of DANDRUFF compared to me!" (¿Ebola? Déjenme contarles algo sobre el 'e-bo-la. ¡El ebola es un caso de CASPA comparado conmigo!") Uuuuu... Ustedes son los primeros a quienes les recomiendo esta película.

Stranger than fiction (Más extraño que la ficción). Will Ferrel, Dustin Hoffman, Emma Thompson, Maggie Gyllenhaal, Queen Latifah. Director: Marc Forster. He visto que ésta está anunciada para estreno en los meses venidoeros. Pero Blockbuster la tiene desde hace un mes más o menos. Así que decidan: ¿Esperar o alquilar? Si conocen el trabajo de Will Ferrell seguro piensan que sabrán qué esperar, especialmente si lo seguían en Saturday Night Live o si vieron Old School. Pues les digo que no. Aquí hace de Harold Crick, un empleado de Hacienda que empieza a escuchar una voz en su cabeza que narra todo lo que hace, sabe todo lo que piensa, e incluso le dice que va a morir. Resulta que Harold es un personaje en una novela de al escritora Karen Eiffel (una deliciosamente extraña Thompson), quien tiene un serio bloqueo creativo, tanto que la editorial le envió una asistente (Latifah) a que la ayudara. La película tiene momentos bien divertidos y extraños, pero la actuación de Ferrell es sorprendentemente profunda y triste a la vez de extrañanamente inspiradora. Los momentos realmente cómicos vienen de la mano de Dustin Hoffman, que hace de un excéntrico profesor de literatura que ayuda a Harold a descifrar su pequeño misterio. Me gustó mucho el mensaje que deja y lo bien construido de su guión. A mi novia le aburrió considerablemente; yo la alquilé dos veces.

Thank You For Smoking (Gracias Por Fumar). Aaron Eckhart, J.K. Simmons, Cameron Bright, William H. Macy, Katie Holmes. Director: Jason Reitman. Esta película me la recomendaron en la universidad, y realmente me pareció absolutamente brillante. Digo, ¿qué tan bueno tiene que ser un guión para hacer que el vocero de una tabacalera sea el bueno y convenza? Eckhart interpreta a este personaje, Nick Naylor, quien, según él mismo dice, sólo tiene un diploma en hablar. Tiene que hacer su trabajo representando a una de las principales compañías tabacaleras de Estados Unidos mientras se pueda mantener como un buen ejemplo para su hijo de doce años (Bright). De todas las de esta lista creo que sería ésta la que más recomendarían que alquilaran cuando pudieran, pues tiene un poderoso mensaje que creo que es especialmente valioso en esta época que ciertos sectores estarían felices si fuéramos todos miembros de una sociedad acrítica, que simplemente agarra todo lo que les ofrezcas sin un segundo análisis, sin una consideración, sin nada. Tiene cierto toque de humor negro, pero igualmente creo que es una pieza genial. Mi hermano y su novia atendieron mi recomendación, pero salieron desilusionados; yo no puedo esperar volverla a ver.

American Splendor (Esplendor Americano). Paul Giamatti, Hope Davis. Directores: Shari Springer Berman y Robert Pulcini. Esplendor Americano fue ganadora del premio del Gran Jurado en el Festival de Sundance, el festival fundado por Robert Redford para homenajear al cine independiente. Es una película aún más extraña que Gracias... pero igualmente divertida. Está basada en la vida de Harvey Pekar, un escritor de cómics que trabaja de archivista en un hospital de Cleveland, aún a pesar de que su cómic consigue cierta aceptación en el público. Pero esa aceptación no logra cambiar el aura anti-social de Harvey, ni siquiera cuando conoce a su futura esposa Joyce, aunque ciertamente parece hacerlo sonreír un poco más. Yo había oído hablar de esta película desde hace al menos tres años, y finalmente la pude alquilar este fin de semana. No me desilusionó para nada; funde la realidad con la ficción (hay secciones donde se entrevista al verdadero Harvey Pekar al lado de la cinta en sí) de forma impecable, y son tantos los momentos bizarros que simplemente dejé de tratar de adivinar qué pasaría después. La actuación de Giamatti es absolutamente increíble. Con ésta va de frente a la lista de Actores Más Subestimados.

Si en efecto deciden arriesgarse con mis humildes recomedacioens, asegúrense dejarme sus comentarios. Acepto toda responsabilidad ante cualquier situación incómoda, extraña o insatisfactoria que salga de su elección. Ley de Libre Albedrío del Alquilador de Películas que Recomendó Juan Carlo.

A enseriarse, que llegó el otoño

miércoles, septiembre 19, 2007 | 2 críticas y comentarios »

Y bien: terminó el verano. Suelten las cotufas y vuelvan a ponerse sus cerebros, muchachones. Es la época seriecita de Hollywood, la época de los festivales (hoy empieza el Festival de San Sebastian) y de las ceremonias de premiación. Todos los estudios compiten para que sus películas estén frescas en la memoria de votantes y público para recibir el voto. (Esto no siempre es necesario, claro: El Silencio de los Inocentes ganó el Oscar en las cinco categorías prinicpales --actor, actriz, guión (adaptado), director y película-- habiéndose estrenado un año antes de la ceremonia de premiación.) Esto siempre es buenas noticias para el cinéfilo, pues aquí hay un enfoque en películas con un poco más de historia y un poco menos de acción. Pueden consultar The Internet Movie Database o First Showing para una lista completa de las películas que se van a estrenar de aquí a diciembre, pero aquí les dejo un atisbo de las que más me van a llaman la atención. Van en orden de estreno en Estados Unidos, de septiembre a diciembre.

Shoot 'Em Up. Clive Owen, Monica Bellucci, Paul Giamatti. Director: Michael Davis. Bueno quizá hay tiempo para una disparadera más. Owen es un pistolero que debe salvar a un bebé recién nacido de un matón (Giamatti) junto con la prostituta que cuida al niño (Bellucci). No les adelanto mucho, pero por lo visto aquí hacen cosas con una zanahoria que yo no sabía posibles.



3:10 to Yuma. Christian Bale, Russell Crowe. Director: James Mangold. Ya he hablado suficiente de este western, y por las críticas que he leído creo que tengo razón en quererla ver. Un granjero que se las ha visto mal (Bale) se ofrece voluntario para escoltar a un peligroso bandido (Crowe) a la cárcel. Anda, Juan J., sabes que tú también quieres verla, sea un remake o no.


King of California. Michael Douglas, Evan Rachel Wood. Director: Mike Cahill. Michael Douglas interpreta a un hombre ligeramente "tocado" que trata de convencer a su hija (Wood) que hay oro enterrado debajo de la urbanización donde viven. Parece que es muy algo al estilo de Sideways, y Douglas nunca me deja de convencer cuando deja de interpretar al tipo sufrido y sometido por las mujeres que hizo en Bajos Instintos (por Dios ¿se acuerdan de Wall Street?)

American Gangster. Denzel Washington, Russel Crowe. Director: Ridley Scott. Esta es una de esas películas que ves las estrellas y el director y ya te intriga. Y en lo que te enteras de la trama te agarra: Crowe es un policía que va detrás del personaje de Washington, el amo de las drogas de Nueva York que está metiendo droga en los Estados Unidos en los ataúdes de los caídos en Vietnam. Esto me suena a algo estilo Heat. Es decir, MUY bueno, pero sin Pacino y de Niro.

Bee Movie. Jerry Seinfeld, Renée Zellwegger. Director: Simon J. Smith. Estemos claros: nos estamos hartando de las películas animadas por computadora. Con excepción de Ratatouille, ya todas parecen iguales. Pero ésta promete. ¡Ya con el hecho de que sea Jerry Seinfeld! Hace el papel de una abeja que decide demandar a la humanidad por comer miel, mientras se hace amigo de una chica que trabaja en una floristería (Zellwegger).

The Bucket List. Morgan Freeman, Jack Nicholson. Director: Rob Reiner. ¿Leyeron bien? Si el único que no conocen es a Rob Reiner, él es el director de Cuando Harry Conoció A Sally y Cuestión de Honor. ¿Se dan cuenta del potencial de esta película? Freeman y Nicholson son dos viejos que, diagnosticados con cáncer terminal, se escapan del hospital y deciden lanzarse a hacer todo lo que dejaron de hacer en su vida. Esto huele a Oscar para los tres.

MENCIÓN HONORÍFICA:
  • Beowulf: Versión animada (MUY bien animada) de la clásica leyenda inglesa.
  • I Am Legend: Will Smith es el último hombre de la tierra. Y hay vampiros mutantes tras él. Uuuu...
  • National Treasure II: Book of Legends: La continuación del éxito de Nicholas Cage, esta vez yendo detrás del diario perdido de John Wikes Boothe (el asesino de Abraham Lincoln).
  • Southland Tales: Historia apocalíptica de una ola de calor de tyres días que culmina en una fiesta del Cuatro de Julio para locos.
  • The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford: Brad Pitt interpreta al legendario asaltante en sus últimos días. Este parece ser el año de la resurrección del western...

¡Ahí les contaré! Y estamos pendientes para hablarles de las películas que quiero ver en 2008.

La Cabeza de Caballo, revisitada

martes, septiembre 18, 2007 | Comments

Primero un poco de contexto. Una de las escenas ms memorables de El Padrino (1972) es cuando el productor de cine Jack Woltz (John Marley) despierta para encontrar un "premio" en su cama: la cabeza de su caballo favorito. Es absolutamente impactante, una de tantas que la increíble película nos ha dado una y otra vez, imitada, parodiada, comentada.

Ahora, en el estilo tan gringo de agarrarse de cualquier cosa con tal para venderla, me conseguí con esta perla. Es una almohada que en opinión de una página en particular, es bien cómoda. Cuesta US$70 y la pueden pedir en este sitio. ¡Les juro que quiero comprármela!

blog it

Receptores del THINKING BLOGGER AWARD (y claro, dos películas)

lunes, septiembre 10, 2007 | 7 críticas y comentarios »

¡Dios mío! ¡Jamás lo pensé! Pero muchísimas gracias al profesor Carlos Balladares (Profeballa) por concederme el honor de otorgarme uno de los Thinking Blogger Award. Y por di fuera poco, no solamente por este blog, aunque lo menciona específicamente, ¡sino por todos ellos!

Cuando empecé a bloguear en 2004, simplemente pensé en tener un sitio donde podría desahogar las cosas que tenía en mi cabeza, sin importar mucho quién me leyera. Ahora que entiendo más este fenómeno, tanto que hice mi tesis de grado, junto con mi pana Jorge, sobre el papel que los blogs en nuestro periodismo, me alegra mucho tanto habérmelo tomado lo bastante en serio como para buscar escribir mejor y más interesante, como no habérmelo tomado TAN en serio que me impide narrar un pedacito de mi vida o buscar reírme de mi mismo.

Bueno, ahora que di mi discurso de agradecimiento (recordando agradecer a mi 'amá, a mi 'apá, a mi gente bella de la Blogósfera que siempre me lee, esto de ustedes), y recordando las famosas palabras de Sally Field cuando se ganó el Oscar en 1985 por Places In The Heart: "You like me! You really, like me!"...

...he aquí mis nominados para este prestigioso premio. :-) Valga la cuña para los dos blogs que ya mencioné como "receptores honorarios".

1.- Zz: Zhandra y yo nos conocimos haciendo voces para una tesis. Luego le eché una mano de la misma manera para su propia tesis. Y desde entonces, Zhandra se convertido en una bloguera digna de orgullo. Ustedes no creerán que un rostro tan dulce tenga una lengua tan ácida y una mente tan clara y concisa. Lo que sí se creen son los sentimientos tan nobles que se asoman en sus escritos más sensibles.

2.- El Amargado: El anonimato de este bloguero quedará resguardado por dos razones: primero, porque así lo quiere, y segundo, me imagino el despotrique de la gente una vez que esta voz tenga un rostro. El diario El Nacional le hizo el honor de incluirlo en su próximamente remozada sección de blogs, y muy justamente, pues este blog cumple un servicio público, al denunciar a tanto abusador que ronda nuestra ciudad, lo que él llama VPI (Venezolano Propenso a cometer Infracciones). Léanlo, reflexionen y por Dios REVÍSENSE si se ven reflejados aquí.

3.- ¡Púyalo que va en bajada!: A estas alturas, todos deben conocer a la Wari. Es una clásica mujer, en el sentido que es tanto bella madre como mamita bella. Pero tiene un sentido del humor absolutamemnte irreverente, digno de un hombre que se merezca un portento de fémina así. Y con todo y eso, la Wari encuentra oportunidad para ponerlo a uno a pensar, cuando paras de reírte, a de repente volver a leer y decirte: "Berro, ¡pero si tiene razón!" Claro, después estás tirado en el piso riéndote a carcajadas. Me fascina. (suspiro...)

4.- Así pienso, tú qué dices?: Ya lo había recomendado en el Blog Day, y tomo la oportunidad de nominarlo otra vez. Si hay un blog que cada día me hace sentarme para atrás y de verdad reflexionar, es el del amigo Oswaldo Aiffil. Tiene una excelente combinación de fino humor, familiaridad y espiritualidad que lo hacen una lectura fija.

5.- (Entre Paréntesis): Esta es una de las estrellas nacientes del universo de los blogs locales, y es porque llena un nicho muy necesitado por acá: tips para blogueros y usuarios de computadoras en general. DJ Alejo y sus panas además siempre guardan un espacio para un toquectito de ese humor tan criollo que nos hace venezolanos.

Ahora, las reglas para los nominados:

1. Si, y solo si, usted es nominado, escriba un post con enlaces a 5 blogs que lo hacen a usted pensar.

2. Informe sobre el post para que dichas personas puedan encontrar fácil el origen del meme.

3. (Opcional) Muestre orgulloso el Thinking Blogger Award en el blog con el link al post que usted escribió (acá hay una alternativa dorada, si la plateada no encaja con su blog).

Y bueno, como esto es un blog de cine, van mis últimas idas a las salas de proyección:

1.- LICENCIA PARA CASARSE (License To Wed). Robin Williams es divertido. No, déjenme decirlo mejor: Robin Williams es MUY divertido. Pero ahora que volvió a hacer comedias luego de su buen viaje por el lado dramático (tienen que alquilar Retratos de Una Obsesión (One Hour Photo) y tener Good Will Hunting como parte de su biblioteca), el hombre no ha terminado de tener el éxito de taquilla que fue Mrs. Doubtfire. Aquí hace del Reverendo Frank, un pastor protestante un "tanto" estricto que está entrenando a una joven pareja (John Krascinski de The Office y la lindísima Mandy Moore) en un curso prematrimonial. Mientras que no faltan momentos bien hilarantes --la escena con los bebés robots me hizo llorar-- son más los momentos que me hacían retorcerme en el asiento de la incomodidad. Está bien que quiera probar que un matrimonio estable soportará lo que sea que le lancen, pero por Dios, mano, ¿hay que llegar a extremos? Yo incluiré ésta en la categoría "me gustó, pero no la vuelvo a ver en un tiempo".

2.- PARANOIA (Disturbia). Es con esta película que el joven Shia LeBouf se lanzó al ruedo de Hollywood. Y en efecto, el chamo se lo merece. Aquí interpreta a Kale, quien ha perdido a su padre en un accidente automovilístico y eso lo convierte en un antisocial en potencia. Al cometer su última ofensa (noquea a su profesor de español), es sometido a tres meses de arresto domiciliario, con el subsecuente aburrimiento. Por supuesto, empieza a observar a sus vecinos, en especial a Ashley (Sarah Roemer), la hermosa chica que se muda al lado y gusta de asolearse, y al señor Turner (David Morse), que podría ser un asesino en serie... o no. La película vira de tragedia, a comedia, a suspenso con la sutileza de un cambio de brisa, pero uno auténticamente se asusta. MUY recomendada.

IMAX en Caracas

sábado, septiembre 08, 2007 | 5 críticas y comentarios »

Quizá no todos los que me hacen el favor de pasar por este pequeño espacio dedicado al séptimo arte estén concientes de los que es una sala IMAX. Si es así, les invito a ver este artículo de Wikipedia para que nos ubiquemos un poco. Pero les puedo dar un adelantico.

En resumen, IMAX quiere decir Image Maximum, y el nombre les sienta muy bien. Estas son salas de cine que son absolutamente enormes. Imagínense una cancha de fútbol que esté pasando 300 en el suelo. Ahora imagínenlo en la pared. Eso es IMAX, compadre. Para que comparen, una sala de cine promedio mide 11 metros de ancho por 9 de alto; una pantalla IMAX mide 22 (VEINTIDÓS) metros de ancho por 16 (DIECISÉIS) metros de alto. Además, las gradas son casi perpendicualres al piso (exagero un poquito) para que puedas ver todo el detalle posible de esta maravilla.

Porque no sólo eso, una película IMAX tiene mayor resolución que una sala promedio, sobre todo porque la película donde se filma es mucho más grande que la normal. No los quiero marear con tecnicismos, pero yo tuve la suerte de ver Fantasia 2000 en un teatro IMAX de Miami y uno siente que la pantalla te va a comer la imagen. Es una experiencia increíble, sobre todo para cinéfilos.

Pues bien, a lo que voy. Estuve visitando el blog del amigo Oswaldo Aiffil, y uno de sus últimos posts (28/08) muestra una página web que habla de la posible apertura de una sala IMAX ¡aquí en Caracas! Cuando finalmente pude secarme el sudor de las manos de la emoción, pues empecé a hacer algunas investigacioens.

Pues bien, y esto va también para el amigo oswaldo, ahora tomo de la página Todoimax.com.ar la noticia que RACIMEC International Group, una compañía especializada en propiedades de entretenimiento de Chile, firmó acuerdos con la compañía IMAX International para efectivamente abrir estas salas en nuestro país, junto con dos en Chile, para el tercer trimestre del año. También la página EnBytes, la versión online de la revista Producto y Cantv.net publicaron la información. ¿Qué rayos ha pasado que no ha sido más anunciado?

Bueno, pues habrá que esperar. Si Racimec no ha arrugado, para diciembre empezaremos a ver cine a lo grande. Oye y qué sabroso, no se podrán piratear, jejeje... ese formato es demasiado difícil de copiar... jiji... Yo ya estoy ligándola. ¿Y ustedes?

Remakes: ¿maldición de Hollywood o a veces una buena idea?

lunes, septiembre 03, 2007 | 2 críticas y comentarios »

En respuesta a mi penúltimo post, Juan J. Espinoza dice que ni un centavo debería ir a parar a manos de los guionistas Michael Brandt y Derek Haas, del viniente western 3:10 to Yuma, con Christian Bale y Russell CRowe, por ser un remake de una película filmada en 1957, con Glenn Ford y Van Heflin. Y el pana Juan afirma también que el Oscar nunca debió ser ni para William Monahan (guión) ni Graham King ( productor) de Los Infiltrados, porque todo fue una "copia" de la legendaria película Mou gaan Dou (Infernal Affairs) de 2002.

El remake es una antigua fórmula de Hollywood, en especial en esas épocas demasiado frecuentes de sequía de material original. Es una de tres respuestas "rápidas", junto con adaptaciones de libros y secuelas o "precuelas". Las dos primeras toman material ya existente y lo rehacen; la última toma material existente y extiende la historia para adelante o para atrás, dependiendo del caso. A veces funciona... a veces no.

Ya he llegado a un punto en que he logrado ver dos versiones de una misma película en mi vida. El primer ejemplo que me viene a la cabeza es El Planeta de los Simios, primero la clásica de 1968 (que vi cuando niño en 1981) y la versión de Tim Burton de 2001. La primera fue buena, la segunda... bien, pero pudo ser mejor.

Han habido algunas versiones que muchos quisieran que nunca se hayan hecho. ¿Vieron en 2004 El Vuelo del Fénix? La versión original salió en 1965, con pesos pesados como James Stewart, Ernest Borgnine y Sir Richard Attenborough, y es consideraod un clásico del cine aventura. La nueva era con Dennis Quaid, Tyrese Gibson y Giovanni Ribisi, y fue un completo fracaso de taquilla. También de triste memoria es la versión fílmica de Los Vengadores, de 1998, una adaptación de una vieja serie de espías de la televisión británica de los '60. Ni una brillante actuación de Sean Connery (haciendo de villano por única vez en su carrera) ni el traje muy pegado de Uma Thurman la salvaron de la basura.

Claro, hay también versiones que lograron ser una buena idea. Todos recordamos la película El Fugitivo (1993), adaptación de la vieja serie de los '50. La nueva versión con Harrison Ford y un brillante Tommy Lee Jones (se ganó un Oscar a mejor actor secundario) fue éxito tanto con la crítica como con el público, y aún muchos recuerdan el discurso de Jones: "What I want from each and every one of you is a hard-target search of every gas station, residence, warehouse, farmhouse, henhouse, outhouse and doghouse in that area." (Lo que quiero de cada uno de ustedes es una búsqueda dura de cada bomba de gasolina, residencia, almacén, granja, gallinero y perrera en esa área.)

Lo que nos trae a la controversia que salió con Los Infiltrados. Como ya les dije, esta es una versión de una película de Hong Kong de 2002 que ha ganado 22 premios en varios festivales, y se ha ganado elogios de la crítica como no tienen idea. Ha tenido tres secuelas, así que sí, fue un éxito de taquilla. Supongo que por el éxito de Los Infiltrados, está por estrenarse esta semana en Estados Unidos para que la gente que ha oído las pueda comparar (así que espero que la traigan a Venezuela). Es cierto, quizá muchos puedan pensar que esto es una cuestión de darle el libreto original a un traductor público y listo, si acaso pulirla un poco y ya.

Pero yo quiero pensar que una adaptación es mucho más que eso. Yo puedo adaptar una historia que haya leído de Stephen King aquí y no me va a salir igual. Tengo que esforzarme para moldear los diálogos al hablar caraqueño, poner calles que todos sepan que son de Caracas, y si algún personaje hace algo que es más típico de un gringo de Maine que un malandro del 23 de Enero, pues hay que adaptarlo también.

Yo honestamente creo que una película que se haya ganado 50 premios, incluyendo cuatro Oscars, es un buen guión, o al menos una buena adaptación. Es más, muchachos, yo la vi, y me gustó tanto que predije que ganaría Mejor Película por su pura complejidad. Para añadir al hecho, 3:10 To Yuma, la que originó este post particular, acaba de estrenarse como número 1 en taquilla con el alabo de Roger Ebert y Peter Travers, además de otros críticos como el New York Times y OhMyNews.

¿Saben que? Ultimadamente, los gustos en películas son algo tan subjetivo que la expresión "la belleza está en el ojo de quien la mira" aplica perfectamente para ellos. Pueden ver un remake como un ejercicio de flojera mental o un intento creativo por poner algo bueno en un ojo distinto. O, simplemente, un intento por hacer dinero. ¿Quién decide? Al final, nosotros, los que las vemos. ¡Viva la democracia!

Mientras tanto, en Internet...

Creative Commons License
El Cine Tuyo, Mío y Vuestro by Juan Carlo Rodríguez is licensed under a Creative Commons Atribución-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at jaycersworld.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://jaycersworld.blogspot.com. Clicky Web Analytics