Mucha gente no sabe qué hacer con los Globos de Oro de anoche

lunes, enero 16, 2012 |

esq-2012-golden-globes-red-carpet-011412-mdn
La 69a. entrega de los Globos de Oro sólo tuvo una cosa clara: la gente se tomó muy en serio el significado erótico de ese número. La cantidad de chistes fálicos debe haber tenido a los censores de NBC bien nerviosos –y la mayoría (o el más incómodamente cómico) ni siquiera salió de la boca de Ricky Gervais.

De resto, a diferencia de otros años, los resultados no dejaron ningún claro favorito que sirva predecir con precisión la entrega del Oscar en febrero. Sí, hay algunos claros favoritos (por aquello de que Meryl Streep es ETERNA favorita), pero por primera vez en mucho tiempo, la entrega de premios reflejó adecuadamente (en su mayor parte) lo que ha sido este año: lleno de buenas películas, sin una que se destaque por encima de los demás.

Antes de entrar de lleno en los ganadores del cine, quiero hacer mención a estos premios en televisión que fueron algunas de las sorpresas más agradables que he visto.

  • Kelsey Grammer, mejor actor, serie dramática, The Boss. ¿Sabes qué es difícil? Que un actor logre superar el personaje que lo hizo famoso. ¿Sabes qué es más difícil? Que triunfe después de dicho personaje. Todo el mundo ha hablado maravillas del nuevo papel del adorado Frasier, un amoral alcalde de Chicago que está lidiando con una enfermedad degenerativa decidido a mantenerse en el poder (¿el cable de aquí cuando, a ver? ¿O tengo que seguir confiando en torrents y Netflix?). Considerando todo por lo que Grammer ha pasado en su vida, es genial que el hombre esté triunfando otra vez.
  • Claire Danes, mejor actriz, serie dramática, Homeland. Más que por la actriz o por el programa (un intenso thriller de los mismos productores de 24, sobre una agente de la CIA que investiga a un veterano de Irak que podría o no ser un doble agente), que ya con este triunfo se consolida como el mejor show nuevo de 2011, me alero porque confirma que mi amiga Carmen tiene razón. :)
  • Peter Dinklage, Mejor Actor Secundario, serie dramática, por Game of Thrones. Lo mejor en una serie que tiene todo de lo mejor, Dinklage bien puede ser uno de los premios más obvios sin dejar de ser merecidos de la noche. De por sí que el personaje de Tyrion Lannister es uno de los mejores creados en la literatura, en mi humilde opinión, Dinklage le inyecta una humanidad y un sentido del humor tan único que es razón suficiente para ver el programa. Aunque como ya dije, Game of Thrones tiene tantas cosas buenas que no necesitas una razón: vela y ya. Abril, llega pronto.

(Mención especial a Matt LeBlanc que ganó en el renglón de serie cómica por interpretar a una versión de él mismo en la comedia Episodes. Los años le han caído bien, y también está superando a Joey.)



Mejor Película Comedia o Musical: The Artist. Desde que se estrenó en Cannes, esta podría ser el único premio obvio de la noche (lo siento, Medianoche en París). ¿Que la nostalgia no juega siempre un papel en los premios? ¿Qué puede ser más nostálgico que una película muda homenaje a las películas mudas? De paso, con tres ganadas (Actor, Película y Banda Sonora) Y premios extra por (a) una conmovedora historia del productor Thomas Langmann sobre cómo su padre, Claude Berri, no pudo costearse el viaje a los EEUU cuando el Oscar a Mejor Cortometraje en 1965, y (b) un adorable Jack Russell que hizo cabriolas en el escenario y babeó a más de uno.



Mejor Película Dramática: The Descendants. La única contendiente seria para The Artist (por mucho que me gustó Moneyball, por mucho que amaré Hugo, por mucho que War Horse sea obvia a ser nominada) es la nueva de Alexander Payne, sobre un abogado (George Clooney) que debe lidiar tanto con la venta de unos terrenos de la familia como con su propia situación familiar. Dudo mucho que le gane a la muda, pero esto la pone a la par de la última de Payne, Sideways: una “indie” de calidad que merece estar entre las grandes. ¿Pero cómo competir con ese perrito?

The Descendants Christopher Polk
De izq. a derecha: los productores Jim Taylor y Jim Burke y el director y productor Alexander Payne




ALeqM5jqp7kj1S3UcsEfgHrjVU_aeSYajQMejor Actor, comedia: Jean Dujardin, The Artist. Estamos hablando de un actor absolutamente desconocido el año pasado fuera de Francia, hasta que ganó en Cannes como mejor actor. ¿Tenemos a otro Christoph Waltz en nuestras manos? Su discurso fue absolutamente encantador y divertido, y hasta inspirador. Si la cosa va entre él y Clooney, hay una pelea cuerpo a cuerpo por el actor más carismático que vaya a ganar. El único que podría medio darle una pelea es Michael Fassbender por, bueno, cualquier vaina que el tipo haga; el problema es que a Shame no la vio nadie.






movies_golden_globes_2012_press_room_4 Mejor Actor, Drama: George Clooney, The Descendants. ¿Ven lo que les digo? Aprovecho un comentario para comparar el paralelismo entre Clooney y su amigo Brad Pitt: son tan miserablemente buenmozos que la gente se olvida que son auténticamente talentosos. Clooney quizá no la ha tenido tan difícil, quizá por su trabajo en ER, quizá porque es imposible que el tipo te caiga mal. Pero en un año en que Leo DiCaprio no convenció imitado a J. Edgar Hoover, en que Michael Fassbender se destaca es en películas que nadie ve (Shame, A Dangerous Method) o que la Academia no se toma en serio (X-Men: First Class) y Ryan Gosling es nominado por la que no es (y dudo que Oscar corrija eso), la cosa va a quedar entre él y Dujardin el 26 de febrero.


 
Mejor Actriz, Drama: Meryl Streep, The Iron Lady. Este fue uno de esos premios con los que, por mucho que amo a la Streep, no estoy de acuerdo. Digo, esta mujer es una institución, y puede ser lo único salvable en muchas películas, incluso un desastre como esta historia sobre Margaret Thatcher. Pero esto suena a algo que la Asociación de Prensa Extranjera hace mucho: premia o al obvio o al que está de moda. Sí, Streep nunca ha hecho una mala actuación en su vida. ¿Pero que Viola Davis no se merece un premio de una buena vez? ¿O Tilda Swinton, con su extraña imitación de David Bowie de anoche? ¿O hasta Rooney Mara, la nueva Lisbeth Salander? El hecho que Streep y Davis son obviamente muy amigas va a hacer la carrera hacia el Oscar aún mejor que del lado de los hombres. Eso sí: el intento en vano en llevarle a la gran dama sus lentes para que leyera su discurso de aceptación –que terminó siendo muy bueno igual— fue uno de los puntos altos de la noche.




69th Annual Golden Globe Awards - Press Room Mejor Actriz, Comedia: Michelle Williams, My Weekend with Marilyn. Otra que era cantada, aún a pesar del “meh” que la película en sí logró entre la crítica y el público. Williams ciertamente se ha consagrado como una de las mejores de su generación. Sin embargo, a diferencia de Meryl Streep, Williams se destaca porque le logró ganar a dos pesos pesadas como son Jodie Foster y Kate Winslet, quienes hacen un trabajo genial en la nueva de Roman Polanski, Carnage. Evidentemente emocionada, le dio las gracias a su hija por “mandarme a este trabajo todos los días con un abrazo y un beso” y a la Prensa Extranjera por “poner en mis manos el mismo premio que Marilyn Monroe en persona ganó hace 50 años”.




2012-01-16T032440Z_432917861_GM1E81G0VTC01_RTRMADP_3_GOLDENGLOBES Mejor Actor de Reparto: Christopher Plummer, Beginners. El primer premio de la noche fue quizá el que más satisfacción me dio ver. Plummer es uno de esos actores regios que nunca en su vida ha dado una mala actuación y jamás en su vida había sido nominado a un Oscar hasta el año pasado, donde interpretó al escritor León Tolstoi en The Last Station. Y este es un papel que, para alguien de su edad, es particularmente valiente: un hombre de 74 años que, luego de perder a su esposa, decide salir del closet. Es un papel que igual te saca una lágrima que una carcajada, y Plummer además le trae una gran clase. (¿Se imaginan que haya sido Jonah Hill el que hubiera ganado?). ¿Cómo puede dejar de pasarle algo bueno a un hombre que, además, le diga a su esposa que su “valentía y belleza aún me hechizan”?

Octavia Spencer 69th Annual Golden Globe Awards jjeQm0SYsyVl Mejor Actriz de Reparto: Octavia Spencer, The Help. Tú a lo mejor la conoces como la negrita bajita y rechoncha de ojos saltones. Luego de ver The Help, la conocerás como la que se ganó el Oscar, y lo siento por Berenice Bejo y la omnipresente Jessica Chastain. Spencer y Davis son lo que más se comenta de the Help, la segunda por su callada dignidad y el poder de su actuación, Spencer porque se roba cada escena en la que está. Además, recibe el premio a dar uno de los mejores comentarios de la noche: “Respecto a las domésticas en este país ahora y entonces, creo que el doctor [Martin Luther] King lo dijo mejor: Toda labor que eleve la humanidad tiene dignidad e importancia, y les agradezco que reconozcan eso con nuestra película”.

martin_scorsese_golden_globes_2012_winner_best_director_hugo_17h7bg2-17h7c19 Mejor Director: Martin Scorsese, Hugo. El hecho que una leyenda como “Marty” gane y yo me sorprenda indica, creo yo, la clase de año que tuvimos y cómo todas las premiaciones han tratado al venerable director. Yo estaba seguro que Michel Hazanavicius se lo llevaba por The Artist, o a lo mejor el mundo terminaba por recordar que Woody Allen aún existe. Pero entre más lo pienso, más inevitable era que Scorsese se lo llevara. Con Hugo, su adaptación del libro infantil The Invention of Hugo Cabret, Marty le envió la más grande carta de amor al cine desde El Viaje a la Luna de Melié y un uso al 3D que hasta hizo a Avatar parecer una atracción de segunda. Es increíble que aún a su edad, Scorsese pueda demostrar que no sólo sabe manejar la tecnología moderna, sino que hace lo mejor que se puede hacer con ella. Muy bien, Prensa Extranjera; muy bien.

Woody-Allen-Spread-e1319666782110
Mejor guión: Woody Allen, Medianoche en París. No puedo pensar en un director al que le interese menos los premios que a Woody. Nadie esperaba que el director estuviera allí, a pesar de que su serenata a la Ciudad Luz tenía muy buenas oportunidades en todas las categorías en las que estaba nominada. Pero quién necesita que el hombre esté allí: todo el mundo sabe que Allen aún lo tiene. Y en verdad, el suyo era el guión más fuerte del grupo, siendo sólo The Artist quien le podía dar alguna competencia. Sus chances de ganarse su primer Oscar como guionista desde Hannah y Sus Hermanas en 1987 acaban de aumentar considerablemente.

Mejor Banda Sonora: Ludovic Bource, The Artist. ¿Qué? ¿Esperaban ver a Trent Reznor tener otra ganada como el año pasado? (Sí, yo tampoco.) La banda de The Girl With The Dragon Tattoo es Trent completica, pero no tiene la originalidad de la de The Social Network, y las demás eran demasiado parecidas entre sí. The Artist completó con este premio su tripleta de victorias que la hizo la gran ganadora de la noche y a la que hay que vencer –pero no podrán— el 26 de febrero.

Mejor Canción: “The Masterpiece”, Madonna, W.E. Este fue el único premio que abiertamente rechacé. Sí, Madonna tiene talento de sobra; sí, la canción tiene toda la grandiosidad que Madonna, como directora, quiso inyectarle a este drama sobre el romance verdadero entre el rey Jorge de Inglaterra y una plebeya estadounidense; pero no se compara con la belleza del tema de Mary J. Blige para “The Help”. Esto casi me suena a los Globos adulando al grandote para que les deje entrar a sus fiestas, y si no fuera porque estoy tan de acuerdo con las demás ganadoras lo denunciaría como tal (sí, yo, con mi influencia en Hollywood..)

Mejor Película Animada: Las Aventuras de Tintín. Había que echarle aunque sea una jaladita al rey Midas de Hollywood, ¿no? Pero muy merecida: la primera incursión de Steven Spielberg al mundo de la animación es aún más Indiana Jones que la última de Indiana Jones y tan emocionante como cualquiera con actores de carne y hueso. Yo habría preferido que ganara Rango, sencillamente por lo único de esa película, pero estoy bastante de acuerdo que Steven haya ganado.

Mejor Película Extranjera: A Separation (Irán). ¿Y ese “fuck you” a China, qué? A China y al público en general, qué con los rollos que Mahmud Ahmadinejad y compañía tienen con Estados Unidos. (Mal por Almodóvar y su Piel Que Habito, pero bueno.) Pero esta dolorosa historia sobre una pareja que quiere terminar su matrimonio, mientras lidian con variados problemas personales, ha estado ganándose corazones desde hace mucho tiempo. El director Asghar Farhadi dio un discurso muy puntual y ciertamente importante: “Cuando estaba subiendo al escenario, estaba pensando qué debía decir. ¿Debía hablar de mis amigos, mi amable esposa, mis queridos amigos? (…) Pero no, sólo prefiero decir algo sobre mi pueblo. Creo que son una gente que realmente ama la paz. Muchas gracias”. En eso “elqueteconté” tiene razón; que las autoridades de ese país no lo sepan es otra cosa.



¿Cuál fue el mejor momento de la noche? Te tengo tres nominados: el discurso inicial del anfitrión Ricky Gervais (menos coñemadre que años anteriores, pero no menos ácido); George Clooney sugiriéndole a Michael Fassbender que trate de jugar golf con las manos detrás de su espalda (y anteriormente aplaudir a su amigo Brad Pitt por su trabajo humanitario); y Seth Rogen, saliendo con una espectacular Kate Beckinsale, diciendo: “Hola, soy Seth Rogen y estoy tratando de esconder una enorme erección”. Kate de casualidad puede aguantarse la risa.




Y así, nos vemos el 24 de enero para las nominaciones… y el 26 de febrero con la entrega del premio Oscar.

Revisa qué más se dice por ahí

Creative Commons License
El Cine Tuyo, Mío y Vuestro by Juan Carlo Rodríguez is licensed under a Creative Commons Atribución-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at jaycersworld.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://jaycersworld.blogspot.com. Clicky Web Analytics