Capitán América: El Primer Vengador: Más vale tarde que nunca

martes, enero 24, 2012 |

captain_america_the_first_avenger_ver2_xlg¿Saben qué debe haber sido difícil? En esta época que los Estados Unidos no tienen la mejor imagen ante el mundo (thank you, Dubya), poder vender una película basada en un superhéroe cuyo uniforme es la bandera estadounidense. ¿Cuánta gente que considera al Norte “el imperio mismo”, “el gran demonio de occidente” y demás va a ver esta vaina?

 

Si hay algo que hay que aplaudirle a Marvel, es que al hacer Captain America: The First Avenger, se aseguraron de hacerla, no sobre un héroe que defiende los valores estadounidenses, sino que defiende los valores que los Estados Unidos quizá alguna vez representó: el honor, la lealtad, la decencia y el apoyo a la libertad, una encarnación del personaje luego del final de la Segunda Guerra Mundial (donde el amor a los EEUU sí existía) que lo hizo ser llamado la “conciencia” del país. Así que bravo por el director Joe Johnston y su equipo en hacer una película, no sólo divertida, sino apta para todo público en el mundo, sin importar su ideología. Sólo los más rancios antiestadounidenses no disfrutarían de esta película.

 

decenteBasada en el clásico cómic de 1941, en pleno conflicto y unos meses antes que EEUU entrara en ella, en la historia vemos a Steve Rogers (Chris Evans) intentar por cuarta vez enrolarse en el ejército. Bajito, enclenque y enfermizo, tiene sin embargo un gran corazón y una determinación a no rendirse nunca, que un científico alemán, el doctor Abraham Erskine (Stanley Tucci), considera apropiado para probar un suero que realza las habilidades físicas. Con sólo el deseo de servir a su país, Rogers se presta para el experimento, y su enclenque cuerpo de 45 kilos es transformado en una masa de músculos y súper habilidades que se transformaría en el Capitán América… símbolo de propaganda de guerra. (Muy históricamente, preciso, como verán si buscan Google.)

 

Bajo el mando del coronel Chester Phillips (Tommy lee Jones) y asistido por una hermosa pero ruda agente británica (Hayley Atwell) y un grupo de rudos soldados dirigidos por su viejo amigo Bucky Barnes (Sebastian Stan), sin mencionar un multimillonario y genio de la ingeniería llamado Howard Stark (Dominic Cooper), Rogers debe enfrentar algo peor que el propio nazismo: la rama científica del partido alemán, una agrupación llamada Hydra, está en alza, liderada por Johann Schmidt (Hugo Weaving), conocido como el Cráneo Rojo por razones obvias, y su asistente el doctor Zola (Tobey Jones), que se han hecho con un misterioso artefacto que le puede dar el poder de superar al Tercer Reich –y conquistar el mundo. (Oh sorpresa.)

 

Joe Johnston tenía mucho mal sabor que eliminar debido al fracaso crítico y público que fue su adaptación de The Wolfman de 2010, pero se nota que aquí se está moviendo en terreno cómodo para él. Habiendo trabajado como asistente de Steven Spielberg en Raiders of the Lost Ark, además de habiendo trabajado el tema de los superhéroes con la criminalmente subestimada The Rocketeer de 2003, trabajar una cinta de aventura ambientada en la Segunda Guerra le vino al pelo, y le logra invertir una sensación de diversión que abundaba en Iron Man, haciendo una buena pareja para empezar y terminar la serie de películas que preceden The Avengers.

 

Otro que está cómodo aquí es Tommy Lee Jones, sin duda el mejor actor de la película, haciendo su papel de rudo pero noble viejo lobo del ejército a la perfección. Tucci, por su parte, es todo nobleza pero a la vez mucho corazón, proveyendo al héroe la conciencia que lo terminaría de formar. Atwell hace su papel de “no soy ninguna damisela en peligro” bastante bien, pero más allá del interés romántico no le vi mayor contribución. Cooper está canalizando a Robert Downey, Jr.; de verdad me creo que este hombre tiene los genes del futuro Iron Man, con toda su arrogancia escondiendo su buen corazón. Stan se supone que primero cuida y luego sigue a Rogers, pero me parece que lo sub-usaron… Y Jones siempre parecerá un ratoncito asustado, pero su cara de terror cuando su jefe hace algo malvado es priceless.

 

Hablando de su jefe, Weaving es básicamente el agente Smith de The Matrix con acento alemán, pero este es un actor que disfruta muchísimo hacer esta clase de papeles. Schmidt sisea sus líneas en vez de decirlas, y eso, que en cualquier otro actor sería un cliché, en Weaving se oye genial.

 

Por último, Evans empieza a ser de esa serie de actores que está logrando que la gente olvide lo buenmozo que es para demostrar que tiene rango. Acostumbrado a ser el tipo arrogante y carismático, como hizo en las dos películas de Los 4 Fantásticos y, de manera comiquísima, en Scott Pilgrim vs. The World, aquí es el noble guerrero, que sólo quiere hacer lo correcto, por su país y por sus amigos. A diferencia de Ryan Reynolds en Linterna Verde, que no supo dejar su usual persona en lo que terminó siendo la desilusión del año, Evans demostró ser, al igual que Downey para Iron Man y Chris Hemsworth para Thor, la perfecta escogencia para representar al supremo héroe norteamericano.

 

El Primer Vengador es sin duda una película entretenida, suave con los efectos especiales y grande en acción. Ahora sólo falta confirmar que en efecto estos cinco años preparándonos para The Avengers valieron la pena.

Revisa qué más se dice por ahí

Creative Commons License
El Cine Tuyo, Mío y Vuestro by Juan Carlo Rodríguez is licensed under a Creative Commons Atribución-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at jaycersworld.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://jaycersworld.blogspot.com. Clicky Web Analytics