Watchmen: Esta no es la película de cómics de tu papá

miércoles, marzo 04, 2009 |

Después de anunciarla hace casi un año, después de guías escritas para que compartan mi obsesión, después de un rollo legal que apenas terminó en enero, mi espera ha terminado, y fue todo lo que pude imaginarme. Pero debo empezar con una advertencia.

Cada vez que se estrena una película basada en un cómic, veo a miles de chamos que están pendientes de convencer a sus padres de irla a ver, que la quiero ver, anda papi, y me compras los
juguetes, anda papi yo quiero. Y una va y se tripea la película con los chamos, ve a Iron Man volar un tanque, ve a Daredevil caerle a golpes a los malos, ve a Hulk pelear con Abomination... Pero a pesar de ser basado en un cómic --un medio que por cultura asociamos con cosas para chamos-- podemos llevarnos una desilusión (The Dark Knight se acercó muchísimo a eso).

Por amor a Cristo, no lleven a sus chamos pequeños a ver Watchmen.

Dicho eso, ustedes tienen que ver esta película.

Esta es la película que ha estado tratando de hacerse infructuosamente desde finales de los '80, basada en el más reverenciada y respetada de las novelas gráficas, la que yo llamo el Cien Años de Soledad del cómic. Nadie se había atrevido o había podido hacer una versión cinematográfica dada la complejidad de la obra en cuestión, hasta que Warner Brothers, el productor Lloyd Levin y el director de 300 Zack Snyder mostraron los cojones y el respeto a la obra original y crearon este monstruo que anoche pude ver en premier.

Esta no será la película que destrone a The Dark Knight como aquella por la que se midan todos las películas de cómics a venir, pues, para empezar, David Hayter y Alex Tse no son Christopher y Jonah Nolan (el guión puede ser un poco entrevesado a veces) y Zack Snyder no tiene la experiencia de Nolan dirigiendo (se puede sentir que a veces la película se le iba a salir de las manos). Pero no se puede negar que, a diferencia de Daredevil, Elektra y lo que al prinicpio se quiso hacer con la misma Watchmen, si se evitan todos los clichés, si no se considera a los asistentes al cine idiotas simplistas, lo que se puede conseguir puede estar cerca de lo brillante.

Como a estas alturas ya saben, la historia, ambientada en un 1985 paralelo al nuestro donde Richard Nixon es presidente por tercera vez, se inicia con Rorscharch (Jackie Earl Haley), un duro detective enmascarado investigando el asesinato de Edward Blake (Jeffrey Dean Morgan), también conocido como el Comediante. Al principio cree que es alguien que está matando héroes --que son ilegales desde la ley Keane--, y así lo comunica a sus compañeros Dan Dreiberg/Nite Owl (Patrick Wilson), Adrian Veidt/Ozymandias (Matthew Goode), Jon Osterman/Dr. Manhattan (Billy Crudup) y Laurie Jupiter/Silk Spectre (Malin Akerman), pero a medida que pasa el tiempo, hay algo más siniestro detrás de la muerte del Comediante... algo que aplica para todo el mundo.

Es muy difícil resumir esta película pues todo se interconecta como una red, pero haré lo mejor que pueda. A pesar de lo que dije antes, Snyder tiene algo que Nolan aún adolece, que es un ojo para la acción y secuencias surrealistas. Nuevamente su uso de la cámara lenta combinada con rápida y los zooms extremos que tan bien le funcionara en 300 le da una textura única y envolvente a cada escena de acción, así como un excelente uso de CGI tanto creíble como, aún en las formas más grandes, sutiles. Uno se cree que el Dr. Manhattan es una pulsante forma de energía con aspecto de humano, uno se cree que su estructura de vidrio puede construirse, y uno siente cada golpe que recibe cada personaje.

El centro de la película son sus diversos personajes, y la mayoría de los actores hace su trabajo admirablemente. La excepción la constituye Malin Ackerman; este es un papel que cualquier actriz de hermoso porte podría haber interpretado, si a juzgar por su actuación nos vamos. Este es el primer papel grande de Ackerman en una película, así que por eso no soy muy exigente con ella, pero no me creí sus momentos de dolor o de confusión, menos cuando estaba actuando con Carla Gugino, quien hace de su madre Sally Jupiter. De hecho, hubiera querido que la relación de ellas dos se ampliara más, que realmente se sintiera el reproche de Laurie a su madre por obligarla a seguir su trabajo de justiciera. Tienen apenas dos escenas juntas, y esta relación daba para mucho más.

Las fallas de Ackerman son aún más evidentes cuando actúa con Patrick Wilson, quien parece estar siguiendo el camino de Ryan Gosling en la transición de niño bonito a actor serio. Famoso por su papeles de treintón "hot" en Hard Candy y Little Children, Wilson engordó algunos kilos y es casi irreconocible como Dan Dreiberg, haciéndose inmediatamente identificable y quizá el más humano de los personajes. Sólo cuando asume el disfraz de Nite Owl Dreiberg abandona su inseguridad, y Wilson hace un magnífico trabajo.

Crudup ofrece una actuación interesante como el Dr. Manhattan. Uno pensaría que es casi entreamente un efecto especial y ya, pero hay algo en la sutileza de su interpretación que traspasa los efectos. Jon ve todo, pasado, presente y futuro a la vez, y el hecho de que ahora es todopoderoso lo empieza a distanciar de su humanidad. Su único contacto es Laurie, y hasta ese enlace comienza a difuminarse. Igual le toca a Goode, quien da una perfecta imagen de Adrian: asexual, reflexivo, ligeramente arrogante. Lo uno con Crudup porque Adrian es quien más conoce a Jon, y al igual que él, lo que podría confundirse con indiferencia es un profundo análisis a su alrededor. Pero sin embargo, creo que llevar la actitud de millonario aburrido al extremo puede ser uan debilidad.

La estrella, sin duda, es Jackie Earl Haley, quien se reúne con Wilson luego de trabajar juntos en Little Children (donde se ganó una nominación al Oscar como mejor actor de reparto). ¿De verdad este es el mismo de los Osos Revoltosos? Las comparaciones con Heath Ledger comienzan a aparecer, pero Rorscharch es mucho menos grandilocuente que el Guasón. Sin embargo, Haley lo hace igual de tenebroso: aunque su cara esté envuelta por una máscara todo el tiempo, no tenemos ningún problema en saber lo que está pensando Rorscharch en cualquier momento. Sin duda tiene los mejores parlamentos de la historia: "Yo no estoy encerrado aquí con ustedes. Ustedes están encerrados conmigo".

Lo que critico son dos cosas: primero, ya el hecho de que hayas llevado Watchmen a la pantalla es lo bastante impactante Snyder; ¿realmente es necesaria la violencia extra? Una escena clave de Rorscharch es mucho más explícita que en el libro, y hay un personaje al que le cortan los brazos --brutalmente, de paso-- en vez de la garganta. Donde sí funciona es una escena de pelea contra unos pandilleros, pues sirve como contraste al mundo rutinario que dejamos atrás segundos antes, o en una famosa escena de violación que es casi tan explícita como en el libro, pero de resto es como la comparación entre El Silencio de los Inocentes y su secuela Hannibal: si nos has pedido que usemos el cerebro todo este tiempo, y nos has alimentado los sentidos, ¿como para qué nos quieres dar uan sobredosis de sangre?

Lo segundo es, de manera variable, el sonido. No la edición de sonido; aquí oyes cada hueso roto, cada pared destrozada, cada botón que cae. Me refiero a que Snyder está peligrosamente cerca de convertir la cinta en Forrest Gump. La secuencia inicial es el más perefcto flashback que se haya diseñado, donde nos muestra cómo los superhéroes han tenido una vida dura en este universo paralelo, sobre "The Times They Are A'Changing" de Bob Dylan. Un poco obvio, pero funciona casi sin fallas. Pero luego cae casi en el ridículo: "Sounds of Silence" de Simon & Garfunkel en el funeral del Comediante, "I'm Your Boogie Man" de KC & The Sunshine Band durante una manifestación de la calle, y "La Marcha de las Valquirias" durante el ataque a Vietnam. Y para cuando My Chemical Romance agarra "Revolutionary Road", también de Bob Dylan, la avienta contra el piso y la mata a martillazos, uno agradece que es sobre los créditos finales y está listo para evaluar el leviatán que acaba de presenciar.

La película es un 95% fiel al cómic (supongo que eso aumentará un poco más en la versión del director; acepto el DVD como regalo de Navidadi, gracias), y se nota que Snyder sabe montar una escena, además de ser un fanático del libro. Puedo asegurarles que si esto se volviera a intentar, a menos que sea una miniserie, esto es lo máximo que se puede lograr. El cómic es violento y explícito, así que la película tenía que ser violenta y explícita (quizá un poco de más, creo yo). Pero hay que aplaudir a Snyder y a Warner por haberse siquiera atrevido a intentar esto, sin tratar de convertirla en un evento de masas (algo que seguramente Fox habría intentado). Bravo por eso.

7 críticas y comentarios:

William dijo...

jejejeje interesante reseña, me voy a arriesgar a gastar los churupos en verla en el cine :)

Juan Carlo dijo...

Y así deberías... Eso me faltó señalar, la película es visualmente impactante sin ser tan gloriosa como The Dark Knight. Eso se debe traducir muy bien en la pantalla grande, no tanto en TV o computadora. Ojo, trata de leer el cómic primero. :)

William dijo...

okey seguiré tu consejo, pero el comic si lo descargo de donde lo consgia XD

Juan Carlo dijo...

Ah no ni modo, es que si lohras conseguirlo en físico (a) debe estar en condiciones mediocres, (b) debe ser carísimo o (c) en inglés. Esa te la perdono!

Popelina Kaamos dijo...

Yo tengo el comic completo en digital... para el que lo quiera antes de ver la pelicula :3

Armando Evora dijo...

Atención:todo mi comentario es un Spoiler.

El comic en español lo encuentras completo en scribd.com.

Afortunadamente leí el comic antes de ver la película y fue asombrosa la fidelidad del director al original.Solamente lamento la debilidad en la dirección de actores en las escenas más dramáticas. La escena en que Jupiter le suplica a Manhattan que salve al mundo parece una peleita de novios por un mensajito de texto sospechoso.

El actor que interpreta a Rorschach de verdad es impresionante, con la máscara y sin ella.

El actor que interpreta a Adrian Veidt no me convenció pero la escena de la pelea contra Rorschach y el Buho Nocturno es genial.

Otra cosa que me gustó es la diferencia entre la "máquina infernal" que destruye media Nueva York en la película y la "criatura interdimensional" del comic. Una solución muy inteligente de los guionistas.

En Youtube están circulando algunos extras que no salieron en la película pero sí en el comic:como el asesinato de Búho Nocturno original,por cierto,magistral.

Me encantó la comparación con Cien Años de Soledad. El regreso del Caballero de la Noche (una maravilla que también leí digitalizada) podría ser como Rayuela.

Saludos

Juan Carlo dijo...

Esas son escenas del corte del director, que acaba de salir a la venta. Me sorprende que no esté el corto de HISTORIAS DE LA FRAGATA NEGRA. Y gracias por los datos en digital, a mucha gente le hará falta leerlo. Y excelente esa compración con RAYUELA, aunque EL REGRESO DEL CABALLERO OSCURO no tiene formas alternas de lectura. ;)

Mientras tanto, en Internet...

Creative Commons License
El Cine Tuyo, Mío y Vuestro by Juan Carlo Rodríguez is licensed under a Creative Commons Atribución-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at jaycersworld.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://jaycersworld.blogspot.com. Clicky Web Analytics