"¿Para qué leer, si está la película?"

viernes, julio 11, 2008 |

Ese título es una frase que ya yo he perdido las veces que la he escuchado, y les digo algo, cinéfilo o no, siempre hace que quiera vomitar. A mí me encantará el cine, pero hay pocas cosas que se comparen con la satisfacción que me deja un buen libro. Será la herencia de mi abuelo Pablo, pasada por mi madre, que me enseñaron a apreciar una buena lectura. Pero entiendo que leer un libro es una labor en muchos casos exigente, así como tener una buena idea para un guión. Como había dicho antes, es mucho más fácil rehacer una idea vieja --o para usar el término aceptado actualmente, "reimaginar" una historia existente. Y hay tantos libros, que ya es casi un hecho que, si uno tiene éxito, influencia, interés o ambas, lo más probable es que pronto se hará una película.

Claro, esto tiene un gran inconveniente: un libro particularmente bueno ha sido leído tantas veces que es muy difícil igualar lo que nos hayamos imaginado. Y parecido a como pasa con la historia, no siempre los hechos en la página se traducen bien a la pantalla. Pero bueno, ocasionalmente --MUY ocasionalmente-- un buen libro se convierte e
n una buena película. Aquí les doy una selección de libros que he leído que también se han convertido en películas de muy buena manera.

Harry Potter y el Prisio
nero de Azkabán
Sí, leyeron bien. Digan lo que quieran; la serie escrita por J. K. Rowling es una de las mejor construidas, imaginativas y, en ocasiones, emocionantes series de libros que yo haya leído. Y sus lectores crecen con los libros, empezando con un Harry de 12 y concluyendo con un endurecido adolescente de 17. Mi favorito --tanto en libro como película-- es el tercero de la serie, Harry Potter y el Prisionero de Azkabán, de 2004, donde Harry se enfrenta a que un peligroso homicida --Sirius Black-- ha escapado de la peor prisión de magos que existe, y quizá lo esté buscando para terminar su trabajo. Lo que es peor, Sirius puede ser quien haya traicionado a sus padres y conducido al terrible Lord Voldemort a ellos. La película salió poco m enos de un año después y fue dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón (de Y Tu Mamá También), lo que ya es una ventaja en mis ojos. Pero este es el libro donde las hormonas empiezan a tomar sentido, amén de tener escenas sumamente emocionantes y emotivas. Cuarón supo sacar de los actores jóvenes (Daniel Radcliffe, Rupert Grint y Emma Watson) lo mejor de ellos, mientras que el casting de Gary Oldman como el misterioso Sirius Black fue un toque de genio. Pero es la escena en que Harry monta a Buckbeak, el hipogrifo, la que resume la belleza de toda la película. No sólo sus efectos especiales son pasmosos, sino que el sentimiento que hubo en la ejecución y la interpretación de ella demuestra por qué los fanáticos continúan haciendo referencias a ella.

El Señor de los Anillos
Eso era como de esperarse, ¿no? La historia es harto conocida por fanáticos de la fantasía: una fuerza maligna está resurgiendo en la Tierra Media, y un humilde integrante de una tranquila raza es quien debe destruir el anillo que la contiene. Originalmente
publicada en 1955, el escritor J. R. R. Tolkien simplemente pretendía hacer una secuela a su primer libro, El Hobbitt, pero eventualmente creció a una historia mucho mayor. Escribió durante casi 10 años, y nunca supuso que sería bien recibida. Se quiso publicar como un solo volumen (de hecho aún puede conseguirse así) pero cobró mayor fama como tres partes: La Comunidad del Anillo, Las Dos Torres y El Retorno del Rey. Es de notar que, aunque es una de los libros más influenciables de la historia, esto no es un best-seller dirigido a audiencias juveniles o cuentos de hadas. Leer esto fue un acto de disciplina que, sin arrepentirme, no quiero repetir de nuevo, pues es una prosa, aunque elegante, un tanto pesada de leer. Quizá en 10 años lo vuelva a hacer. Pero sin embargo, la adaptación que entre 2001 y 2003 hiciera el neozelandés Peter Jackson es una obra que debe verse una y otra vez. Las tres películas (filmadas simultáneamente una tras otra) son un espectáculo visual grandioso, pero los efectos especiales no distraen del desarrollo de los personajes, y es aquí donde las actuaciones de todos los actores principales fueron tan esenciales. Fue una obra suficientemente aclamada para que todas fueran nominadas a mejor película, aunque sólo El Retorno del Rey lo ganará (junto con otros 10 Oscar más).

El Rey de Egipto
Como es algo tan importante para tanta gente, mucha gente olvida que la Biblia es un libro. O varios de ellos, de hecho. Es por eso que adaptaciones de historias bíblicas siempre van a ser escrutadas con mucho cuidado, de modo que hacer una película basada en las páginas de las Sagradas Escrituras debe ser tomado en serio y respeto. Han habido muchas, claro: la absurdamente grandiosa Los Diez Mandamientos, la impactante Pasión de Cristo, la clásica Sansón y Dalila... Pero mi favorita es esta joya animada de 1998, con las voces de Val Kilmer, Ralph Fiennes, Michelle Pfeiffer, Sandra Bullock, Jeff Goldblum y Danny Glover. Esta fue la más avanzada cinta animada antes del boom de la animación computarizada. Y aún estaba de moda incluir números musicales, pero son breves y ayudan a llevar la historia más que distraer de ella. Hay escenas tan poderosas que los moverán a lágrimas, y bueno, como entiendo que no todos son cristianos no les haré leer el libro del Éxodo, donde está la historia de Moisés, pero sí les digo que esta es una joya del cine animado que bien vale la pena.

El Informe Pelícano
Érase una vez que John Grisham era el rey y señor de los best-sellers. Cada libro que ha escrito ha logrado llegar alto en las listas de venta. Pasa que llega un momento en que ya no nos creemos que el joven abogado/estudiante de derecho triunfa sobre las malvadas corporaciones. Sin embargo, nunca pierde su estilo netamente rápido, inesperado y en la mayoría de los casos absolutamente lógico (como la ley manda). Hasta ahora, la mejor adaptación las ocho que se han hecho de sus libros (las otras son The Firm, The Chamber, The Rainmaker, Christmas with the Kranks, A Time To Kill, Runaway Jury y The Client) es la de su segunda novela, El Informe Pelícano, de 1993, con Julia Roberts y Denzel Washington. Hay muy importantes desviaciones del libro (la raza de uno de los protagonistas por ejemplo) pero tanto novela como película están bien hiladas, te mantienen al filo de tu asiento y son absolutamente creíbles, la primera en su ejecución y la segunda en sus actuaciones. Hay una escena en que Darby (Roberts) presencia una explosión, y todas las expresiones posibles están en su cara (repulsión, horror, tristeza, shock, terror); creo que ni Grisham hubiera podido imaginar algo así.

Milagros Inesperados

Stephen King ha sido llevado al cine más que muchos otros autores (creo que sólo
las obras de William Shakespeare han sido adpatadas más veces). El maestro del horror, de hecho, tiene un estilo sumamente cinematográfico, pero además muestra una increíble percepción de la psique humana, que aunado a su afiebrada (y bastante retorcida, en ciertos casos) imaginación, hace unas lecturas impresionantes. En mi otro blog ya he hablado de mis libros favoritos de este genio, mi autor favorito. Pero a la hora de adaptar ese estilo al cine, muchas veces se queda corto. Y curiosamente, algunas de las películas más exitosas han sido de historias que no son su estilo usual. De hecho, es de su cabeza que salió la historia (no un libro completo) que se convirtió en una de las mejores películas de la historia, The Shawshank Redemption, una película que he alabado una y otra vez en este blog. Pero si de libros hablamos, tengo que decir que mi favorita fue The Green Mile (aquí llamada Milagros Inesperados) que, curiosamente, tiene muchos paralelos con Shawshank: está basada en una historia de Stephen King en una cárcel, fue dirigida por Frank Darabont, fue nominada a Mejor Película en los Oscar, y en su mayor parte ignorada por ellos. Protagonizada por Tom Hanks, Michael Clark Duncan y un excelente elenco que incluye un tristemente ignorado David Morse, es la historia de un carcelero (Hanks) que recibe a un gigantesco hombre negro (Duncan) en el Missisippi de los años '20 acusado de un horrible crimen. Pero además descubre que este supuesto asesino tiene un regalo divino. Les reto que vean esta película o lean esta novela (que originalmente salió en diez partes) y no lloren. Extraordinaria.

Ahora les toca a ustedes. ¿Cuál ha sido su libro favorito que ha sido llevado al cine exitosamente? No reclamen por las malas; esas vienen en otro post.

1 críticas y comentarios:

Adictísima dijo...

A ver....

1. Somos dos los que queremos vomitar cada vez que le escuchamos a alguien decir semejante disparate. Para mí, de hecho, porque considero que no hay película que sustituya al papel impreso. Hay películas y películas, pero el placer del libro impreso es algo que no me quita ningún actor, por bueno que sea.

De Harry Potter coincidimos porque por suerte me clavé Azkaban en película antes que montaras este post. Pero me gustó bastante, aunque alterara muchas vainas del libro mostró exactamente lo que tenía que mostrar. Lástima que Cuarón no siguiera dirigiendo en la saga. Le dio más interés que los dos predecesores (Cuyos nombres ni me voy a molestar en recordar en este instante) y los sucesores que tampoco la han pegado.

Lord of.... Confieso tres cosas.

a. No necesité ninguna disciplina. Me tragué esta joya entera a los 14 años prestada por una amiga y de vaina no le robé la trilogía. Fue comenzando a trabajar cuando compré mi trío de ejemplares (que, por supuesto, no le presto a nadie so pena de que le gusten tanto como a mí)

b. Me habré leído los tres unas cuarenta mil veces. Y las que faltan.

y c. Le tenía el miedo horrendo a que la película me dañara la magia. Me sabía partes enteras cuando salió La Comunidad del Anillo. Y la verdad, no quedé frustrada para nada. Me encantó toda la trilogía. Excepcional. Extrañé algunos trozos favoritos, pero la esencia y la magia del libro la mantuvo en su totalidad.

Y para rematar, que ésto parece biblia ya. Sí me gustó el Informe pelícano (acá una de las escasas ocasiones en que ocurrió al revés: Vi la película y luego leí el libro, uno de mis favoritos) y Milagros Inesperados....CDSM. Esta vaina me sacó lágrimas con todas, me encantó Hanks, me encantó Michael Clarke Duncan (Diría que acá se graduó de actor) y comenzó mi particular admiración por el ignoradísimo David Morse. Película tan extraordinaria como su origen.

Y la otra, la mencionaste, ya sabes que la adoro too: The Shawshank Redemption, donde también vi la película primero y después me enteré qué libro la originó (Culpa de cierto personaje que....OH! nada, es el que escribe el blog!)

Igual, dejen la flojera y lean, carajo. Que al lado de ésto hay INFINIDAD de malas versiones de libros en cine. El resto de las Potter ya en cine, el horror del Código Da Vinci (Bueno, acá detesto el libro a muerte y detesté la película también), una de Isabel Allende cuyo nombre acaba de desaparecer de mi memoria (en la que están Banderas, Jeremy Irons y la genial Meryl Streep) y seguro si hago acopio de memoria me acuerdo luego de algún otro disparate que se quedó mejor en papel.

Saludos,

Mientras tanto, en Internet...

Creative Commons License
El Cine Tuyo, Mío y Vuestro by Juan Carlo Rodríguez is licensed under a Creative Commons Atribución-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at jaycersworld.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://jaycersworld.blogspot.com. Clicky Web Analytics