"Vamos a verla en mi casa..:"

domingo, febrero 17, 2008 |

Día de los Enamorados vino y se fue. Muchos de ustedes llevaron a su pareja a cenar, quizás a --ejem-- "consumar el acto", o la llevaron a ver P.D. Te Amo. Sea lo que sea que hicieron, ¡bien por ustedes! Pero si esta es la única vez en el año que lo hicieron, ¡qué horror! No debería haber una excusa para tener un detallito con la persona especial. Mucho menos para ver una buena película, ¿no? Pero estemos claros, las mujeres que disfrutan Rambo, Bad Boys y afines son muy pocas. Y las que hay tienen novios que se aferran a ellas como una garrapata en celo. Admítanlo, mis panas. O mejor aún, acéptenlo: en estos días no pueden llevar a una mujer en una primera cita a ver, digamos, Gángster Americano. Y ni siquiera a una novia la puedes llevar a ver una matazón todo el tiempo. Noooo... Hay que conocer bien esas películas que los dos disfruten, que a los dos les despierte la chispa romántica. Estemos claros, si la cosa va bien hay tiempo de sobra para alquilar una porno. Con eso en mente, estuve inspirado a recomendarles una serie de películas que por siempre les dará una opción para una velada romántica. Para los hombres, terminen de entenderlo: no importa lo que diga, a una mujer le gusta el romanticismo. Pero tranquilos: da la casualidad que son buenas películas también.

10.- Titanic. 1997. Leonardo Di Caprio, Kate Winslet, Billy Zane, Cathy Bates. A estas alturas, el que les diga que no ha visto Titanic es un mentiroso o un ermitaño. El ya clásico superéxito de Cameron se convirtió en la película más cara (más de US$200 millones) y más taquillera (más de US$1 billón) de la historia y empató el récord de la mayor cantidad de nominaciones para los Oscar (14) con All About Eve de 1950, y también empató con la mayor cantidad de Oscars ganado con 11. Una historia de amor ficticia ligada con un desastre muy real, fue tan grande que James Cameron no ha vuelto a grabar algo parecido desde entonces. La única razón por la que la pongo de último en la lista es porque es emocionalmente agotadora. Yo no la he podido volver a ver desde entonces, pues es demasiado en un pobre corazón. Pero se mantiene como una de las grandes películas románticas del siglo XX.

9.- Brokeback Mountain. 2005. Heath Ledger, Jake Gylenhaal, Kate Williams, Anne Hathaway. Digan lo que digan, aunque ciertamente requiere un poco de mentalidad abierta de su parte, la historia de dos vaqueros que descubren el amor entre ellos sigue siendo una gran película. Es imposible, sin importar su posición sobre la homsoexualidad, no sentir un dolor en su corazón saber que estos dos, por más que quieran, nunca podrán estar juntos. Díganme, ¿en qué se diferencia eso de lo que sentían Romeo y Julieta? Agarren sus prejuicios, guárdenlos en un bolsillo, y vuelvan a ver esta joya. Si no lloran, bueno allá ustedes.








8.- La Dama y el Vagabundo. 1955. ¿Quién dijo que una película animada no puede ser una gran historia de amor? Es el clásico cuento de hadas dicho desde el punto de vista de un perro: la consentida perrita de La Lagunita conoce al libre cacri del Valle y se enamoran, a pesar de tener todas sus diferencias. ¿Y es que acaso nadie toma en cuenta la encantadora escena del espagueti ya? Disney sabía cómo mover emociones, y lo demostró fielmente con esta película. De hecho, la primera escena, donde se abre la caja de sombreros y se encuentra la encantadora Cocker Spaniel, está basada en unhecho de al vida de Walt DIsney mismo. Así que no es tan ficticia después de todo, ¿no?

7.- The Lake House. 2006. Sandra Bullock, Keanu Reeves. ¿Se imaginan que, por bizarras circunstancias de lo que sea, en efecto puedan conocer a alguien que vive dos años antes/después que ustedes? Esa es toda la historia en este romántico drama, pero a pesar del toque evidentemente fantasioso, esta es una historia que funciona, que realmente te hace pensar que estos dos se merecen a pesar de estar separados por el tiempo. Además tenemos unos de los finales más satisfactorios en mucho tiempo.









6.- Love Actually. 2003. Bill Nighy, Alan Rickman, Hugh Grant, Liam Neeson, Emma Thompson, Colin Firth, Laura Linney, Kiera Knightley. Amor no es sólo dos personas que se atraen físicamente. También puede ser entre hermanos, padres e hijos, o entre amigos. Y el amor físico no conoce razas, clases o edades. Todo esto está explorado en esta joya británica sobre distintas historias de amor, como el de un niño de 10 años para conquistar a una compañera, un escritor pendiente de su sirvienta, o el Primer Ministro protegiendo a su asistente. Hay escenas absolutamente imperdibles, como cualquier oportunidad de burlarse de los Estados Unidos puede ser. Pero las más enternecedoras imágenes del principio, de personas verdaderas recibiéndose en el aeropuerto Heathrow, ya hacen todo lo demás valer la pena; ya es una señal para lo que viene después.



5.- Pane e Tulipani. 2000. Licia Maglietta, Bruno Ganz. ¿Qué ciudad puede decir "amor" más que Venecia? Esta historia no habla mucho de la santidad del matrimonio, pero sí dice mucho del poder del amor. Una infeliz ama de casa se pierde durante un viaje de turismo y decide quedarse durante largo tiempo en Venecia, viviendo la vida que pareciera siempre haber soñado. La historia es dulce, y a pesar de lo increíble, es totalmente creíble. ¿Qué importa si algo así podría pasar en realidad? Nadie se cree que una persona pueda dormir por 100 años sin envejecer, y sin embargo todo el mundo adora a La Bella Durmiente. Nota: si ya vieron La Caída, no podrán creer que este es el mismo Bruno Ganz que desapareció en el cuerpo de Hitler.



4.- Casablanca. 1942. Humphrey Bogart, Ingrid Bergman, Paul Henreid, Claude Rains. El hecho de rechazar una película sólo porque esté en blanco y negro es un crimen. Tanta gente se ha perdido de ver este hiperclásico se ha perdido una de las más grandes historias de amor nunca contadas, y la prueba de que nunca será superada es que ninguna de sus versiones posteriores tenía la misma magia. Rogert Ebert dice: "Si me preguntan qué es un clásico, contestaría que es una película que me dolería mucho nunca poder volverla a ver. A mí me dolería mucho nunca poder ver Casablanca."






3.- Notting Hill. 1999. Julia Roberts, Hugh Grant. Esta película es la Cenicienta al revés: un humilde dueño de una librería tiene un encuentro con la más famosa y adorada estrella de Hollywood... ¡y el amor florece! Este es Hugh Grant siendo, sin dudas, Hugh Grant: educado, sarcástico y ligeramente inseguro; Julia Roberts en todo su encantador esplendor. Es la propia fiesta de miel, cierto, pero no es tanto novela rosa. Quien realmente se roba la escena es Rhys Ifans como el sarrapastroso compañero de cuarto de Grant, pero todos sabemos que hace falta un personaje así para equilibrar la perfección de la pareja principal. Absolutamente mágica.




2.- Pretty Woman. 1990. Julia Roberts, Richard Gere. ¿Cómo? ¿Julia Roberts otra vez? Bueno, ¿y cómo hago? La mujer fue la reina de las comedias románticas por un tiempo, y ahora que está hecha una madre al 100% y luego que ganó un Oscar por Erin Brokovich es quizá difícil de recordar que su primera película en un papel protagónico fue un super-éxito. La historia es la Cenicienta moderna, donde un exitoso pero frustrado banquero (Gere) invita a una prostituta a pasar el fin de semana con ella (Roberts) y... bueno ustedes saben el resto. Creo que es algo que toda mujer sueña, que venga un príncipe y las rescate.






1.- When Harry Met Sally. 1989. Meg Ryan, Billy Crystal. Esta es, muchachos, la película que será un éxito garantizado para una noche de películas en casa. Es divertida, es romántica, es inteligente, es todo un clásico. Son dos personas que se conocen en un viaje a través del país, que al principio no se soportan, pero a lo largo de los años siguen encontrándose, se vuelven mejores amigos y terminan enamorados. Meg Ryan es absolutamente tierna, y Billy Crystal nunca ha estado mejor. Lástima que ahora estén en el limbo actoral, pero menos mal que ésta será la película por la que los recuerden.







¿Me olvidé de alguna? Seguramente. ¿Cuál es su película de cita? ¿O romántica? Denme su lista en los comentarios. Y recuerden: Día de los Enamorados debería ser todos los días. No solamente un día al año.

3 críticas y comentarios:

sofiesverden dijo...

¡Hola Juan Carlo!

Sumo a la lista Sleepless in Seattle y Return to Me (la cinta de Minnie Driver y David Duchovny).

Ambas son especiales, sobre todo la segunda, si gustas de la noción un buen grupo de amigos en la vida y Frank Sinatra.

Saludos,

Estefanía

Profeballa dijo...

Cierto las que sumó sofies, y faltó An affair to remember que por cierto comentan en "Cuando Harry encontró a SAlly" que me encanta, la veo y la veo otra vez.

saludos

Te dejé un premio:
http://venezuelaysuhistoria.blogspot.com/2008/02/premio-arte-y-pico.html

John Manuel Silva dijo...

Yo le quitaría Nothing Hill y la Tétrica Pretty Woman y le sumaría la magnífica Puentes de Madison, Lo Que El Viento se llevó, Anie Hall y Anna y el Rey.

Mientras tanto, en Internet...

Creative Commons License
El Cine Tuyo, Mío y Vuestro by Juan Carlo Rodríguez is licensed under a Creative Commons Atribución-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at jaycersworld.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://jaycersworld.blogspot.com. Clicky Web Analytics