Australia: ¿Lo que el Viento se Volvió a Llevar?

sábado, diciembre 27, 2008 | Comments

Australia, la película, tenía todo a su favor. Un excelente director como es Baz Luhrmann, quien no sólo nos trajo bellezas como Romeo + Julieta y Moulin Rouge, hermosas muestras de grandiosidad, grandes visuales y espectaculares historias... es australiano también. Una extraordinaria actriz como es Nichole Kidman, quien no sólo ya había trabajado con Luhrmann en Moulin Rouge, sino que, ¡también era australiana! Y un muy competente actor como es Hugh Jackman, quien finalmente puede usar su propia nacionalidad que es... adivinaron... ¡australiano!

Pero lo duro que tiene esta enorme épica situada en la Land Down Under es que no parece una película; parece una película seguida de tres cortos. 

La cinta, ambientada en 1939, inicia con la aristócrata Lady Sarah Ashley (Kidman) toimar la decisión de viajar a Australia para convencer a su esposo de vender su rancho y regresar a Inglaterra. Cuando llega, descubre que su esposo ha sido asesinado, supuestamente por un aborigen local. Pero descubre también que es sospechoso el juego de poder del principal ganadero de la zona, King Carney (Bryan Brown), que está tratando de sacar al rancho de la competencia, incluso robando ganado, gracias al adminsitrador, Neil Fletcher (David Wenham, otro que al fin actúa como su nacionalidad). De modo que Lady Sarah decide atravesar el país --que tiene en el centro un enorme desierto-- con sus 1.500 cabezas de ganado, ayudada por un rudo vaquero sólo conocido como El Capataz (Jackman) para venderlas al ejército australiano, quien se prepara para defenderse del ataque de los japoneses, que están por bombardear Pearl Harbor.

De fondo --y mucho menos importante para la historia de lo que el mensaje inicial en los créditos implica-- está la historia de la Generación Robada, los hijos mestizos de aborígenes y blancos que el gobierno separaba de sus madres para prepararlos para la sociedad blanca. Hay uno de esos niños, Nullah (el debutante Brandon Walters), hijo bastardo de Fletcher, quien se prenda del corazón del Capataz y Lady Sarah. Nullah sirve a Luhrmann tanto para denunciar lo que pasaron estos niños (el gobierno australiano recién acaba de pedir perdón por esos actos) como para poner la nota más sentimental de la historia de amor que se está gestando.

Yo no sé si será a propçosito, pero la película tiene al menos tres finales distintos. Y no me refiero a alternos, aunque sé que los hubo, sino que hay tres momentos en que yo sentí que la película había concluido. Y hasta ahí, estaba enganchado. Una emocionante carrera contra el tiempo, un naciente romance entre dos seres muy distintos entre sí, un vistazo a la cultura aborigen... todo lo viví y en todo me senté y miré atrapado. Pero después de un tiempo, cuando ya pareciera que estuviera viendo otro capítulo de la saga --eso que se sentía como si fuera un cortometraje dentro de la historia-- me empezaron a perder. Hay películas largas --El Señor de los Anillos, cualquiera de ellas, son un buen ejemplo-- en las que uno ni se entera de todo el tiempo que ha pasado. Pero con Australia, era dolorosamente conciente de que tres hoars de mi vida habían transcurrido. Y había estado conciente de al menos la última de ellas. Cuando sentía que me acercaba a la cuarta, me sorpendí ver que no había terminado la tercera (la cinta entera dura 165 minutos -- un poco menos de tres horas).

Y es lamentable, pues llega un momento en que la cinta es realmente buena. Muy al estilo de Luhrmann, hay momentos muy burlescos, momentos muy dramáticos y momentos sumamente conmovedores. Pero creo que si le hubieran quitado otra hora, esta podría haber sido en efecto otra Lo Que El Viento Se Llevó: un rudo extranjero se enamora de una delicada sifrina en medio de un conflicto mucho más grande que ellos (sin el final de aquella, porsia).

Lo que me más me destacó de Kidman no fue su actuación, pues ella puede hacer de dama-delicada-que-se-vuelve-ruda con facilidad; creo que si hubiera sido Naomi Watts pudo haber hecho el mismo papel. Es Jackman el que se roba la escena, literalmente. Russell Crowe estaba supuesto a interpretar al Capataz pero se retiró por razones monetarias, y menos mal; excelente actor como es, Crowe no tiene la calidez que Jackman le imparte al Capataz, el sentimiento que demuestra en el más terrible de los momentos, la manera en que puede demostrar su amor. Y un añadido, señoritas --coñoesumadre, y esto lo dice un tipo muy conciente de su hombría, lo venden como todo un papi. Hay un momento en la cinta en que aparece y todas las mujeres de la sala de cine agarraron aire. Tenía años que no veía eso ocurrir en un cine. Malhaya sea él con su buenmozura y su carisma.

Australia, como ya dije, logra ser una buena película en un cierto momento. Pero sufre de exceso de tiempo. Es una historia muy romántica, sin duda, y puede que haga para Australia lo que El Señor de los Anillos hizo para Nueva Zelandia, en cuanto a turismo. Si tienen la paciencia, véanla. Y me cuentan el último final; yo simplemente no aguanté.

La punta y el fondo: lo mejor y peor del cine de 2008

viernes, diciembre 26, 2008 | 1 críticas y comentarios »


Un año que viene y otro que se va… En comparación a otros años, creo que 2008 fueron doce excelentes meses en lo que cine se trata. Y eso que no han llegado ni la mitad de las cintas que ya están siendo aclamadas por los críticos allá en el Norte (cuándo no). Ya sea por difícil mercadeo, problemas con exportación, o lo que sea que las distribuidoras tengan como problema, vuelvo a insistir en aquello de lo duro que es ser cinéfilo. Quizá cada vez más sea cierto lo que dice Roger Ebert cuando él publicó su propia lista de lo mejor de 2008: "Mi teoría de que se debería ver una película en la gran pantalla es correcta, pero utópica". Por eso es que las que seguramente recibirán más nominaciones en los Oscar —The Wrestler, Slumdog Millionaire, Valkyrie, Rachel Getting Married, entre otras— no están en esta lista aún.

Pero así como lo bueno del cine en este año que agoniza fue muy bueno, lo malo fue muy malo. Mientras que es difícil para mí decidir un orden para presentar lo mejor, no tengo ningún problema en decir cuál fue la basura de este año. De modo que les presento, sin ningún orden, lo mejor en la pantalla de este año, y en estricto orden, lo PEOR en la pantalla para este año.

LA PUNTA:

1.- Perdidos en Brujas: La despedida de celuloide.net para mí fue esta pequeña joya de comedia negra sobre dos matones irlandeses que deben esconderse en un pueblito en Bélgica luego que un trabajo les saliera fatalmente mal. Brillantemente escrita, es la prueba final de que Colin Farrell sí puede actuar —sólo necesita ser él mismo. Esas tres nominaciones a los Globos de Oro son al fin un gran reconocimiento.

2.- Iron Man: La primera de dos grandes películas de cómics de este año (ésta basada en un personaje de Marvel) gran apertura de uno de los mejores veranos cinematográficos fue la primera señal de que este sería un gran año para las películas, aún las comerciales. Robert Downey, Jr., inició su gran comeback en el cuerpo de Tony Stark, un fabricante de armas que, luego de desarrollar una conciencia, crea una armadura indestructible para arreglar los desastres que él ha ayudado a crear.

3.- Wall·E: Que todo el mundo haya sido conmovido por la historia de un solitario robotito 400 años en el futuro ya es un logro, pero que ya mucha gente la considere la mejor película de ciencia ficción del año y muy probablemente sea oficialmente nombrada Mejor Película del año ya es otra cosa. Esto de una cinta cuyos primeros 45 minutos no tienen diálogo. Ya la voy a comprar.

4.- The Dark Knight: Si a estas alturas no saben por qué esta película merece estar entre las mejores del año, es que (a) no leen mucho este blog (o ningún otro dedicado al cine) o (b) no tienen vida alguna. Con todo y sus fallas, la segunda traída de Batman a la pantalla de la mano de Christopher Nolan se convirtió en la más taquillera del año, la cinta de superhéroes por las que todas las demás serán medidas y la mejor despedida a Heath Ledger, que nos dio un Guasón para la historia.

5.- Tropic Thunder: Ben Stiller logró lanzarle un taquito al negocio de Hollywood y aún así logró que éste se riera con él. Esta historia de las desventuras de un grupo de actores mientras tratan de filmar una película de Vietnam fue divertida a tal grado que hasta hizo al mundo volver a querer a Tom Cruise. Y este fue el segundo hit de Robert Downey, Jr., convenciéndonos que era un tipo interpretando a un tipo disfrazado de otro tipo. Dénle su Globo de Oro ya.

Menciones honoríficas:

  • Hermanastros: Si tiene a Judd Apatow, tiene que ser buena. Si además incluye a Will Ferrell y John C. Reilly haciendo de niños de 40 años, aún mejor.
  • Cloverfield: ¿Qué fue más bulla que otra cosa? ¿Y qué? El hijo bastardo de Godzilla y El Proyecto de la Bruja de Blair me tuvo estresado durante dos horas y me hizo reírme de mis compañeros. Se lo merece.
  • El Increíble Hulk: La tercera de las grandes películas de cómics este año demuestra que segundas partes pueden ser mejores. Aún les falta lograr una película con Hulk que sea un éxito rotundo, pero por mí que sigan intentando.
  • Se Busca: No hubo película de acción más mojonera y exhilarante en todo el año. Ni en el que vendrá. Y oír al respetable Morgan Freeman soltar un "mother fucker" con la calma con la que lo hizo… pues eso no tiene precio.
  • La familia Savage: Realmente es de 2007, pero como la vi fue este año… Una historia de dos hermanos cuidando a su senil padre es igual veces conmovedora, hilarante y patética.
  • Cyrano Fernández: Tres años tardó esta versión criolla de Cyrano de Bergerac en estrenarse en su propio país. Tiene actuaciones patéticas de parte de dos de sus tres principales, pero Edgar Ramírez la lleva con tal aplomo que se podría perdonar.

EL FONDO:

5.- Sex and The City: Yo vi algunos capítulos de la serie y no creo que se pueda llamar mala. Vi esta película y lo digo sin pena, esto fue demasiado estrógeno para mí. Demasiados pocos momentos realmente divertidos. Creo que ni las fanáticas de la serie la quisieran.

4.- Indiana Jones y el Misterio de la Calavera de Cristal: La única razón por la que ésta está al principio de la lista y no más arriba es que es 2/3 una buena película, además que es el retorno de una de las franquicias más adoradas de la historia, de la mano de George Lucas y Steven Spielberg. Pero una trama absolutamente sin sentido y un irrespeto a lo que se venía haciendo me dejaron deseando que no la hubiera visto.

3.- Hancock: Al igual que la anterior, esta llega un momento a ser muy buena. Pero esta es sólo 1/3 de buena película. La historia del superhéroe que ha caído bajo sólo pudo ser salvada por el infinito carisma de Will Smith, pero es tal la mano que deben haber metido los estudios para cambiar la trama y hacerla incomprensible al extremo e ilógica al máximo hacen que caiga y tropiece estrepitosamente al final.

2.- Made Of Honor: Como Hugh Grant se está volviendo viejo, Patrick Dempsey está aceptando sus papeles. Le falta. Lo único que salva este mar de clichés de comedia romántica es que es la última cinta en vida de Sydney Pollack. Y qué desgracia por eso.

1.- 10.000 AC: Brillantes efectos especiales no hacen una cinta brillante. Imaginen cada lugar común que puede haber para una película de cavernícolas, y mézclenlas con cada pelón histórico que se les pueda ocurrir, más un descarado robo de una escena de Jurassic Park —pero con aves gigantes en vez de velociraptors— y tendrán el fondo del talento del que Roland Emmerich es capaz. Me hace temer mucho por 2012, trailer arrecho o no. Esta fue sin duda la peor pérdida de tiempo este año. Menos mal que fue gratis.

Menciones deshonrosas:

  • Locura de Amor en Las Vegas: Cliché, cliché, cliché. Lo único que la salva es que realmente me hizo reír en algún momento.
  • El Día que la Tierra se Detuvo: Si la ves sin otro marco de referencia, te parecerá una cinta de ciencia ficción más sin ningún particular. Si la comparas con la original de 1951, gritarás "blasfemia". Yo soy de los segundos.
  • Noches de Tormenta: No es particularmente mala, pero hay muchas mejores maneras de mostrar romance y redención.
Ahora les toca ustedes, muchachones. ¿Cuál película en 2008 ustedes recordarán por siempre? ¿Quizá hasta hacer el sacrificio de comprarla en DVD original? ¿Y cuál quisieran no haber visto? (Sé que Cloverfield tiene sus "fanáticos" en Puerto Ordaz...) ¡Cuenten, cuenten en los comentarios!

Bolt: Un perro, una gata, un hámster y una niña

jueves, diciembre 25, 2008 | Comments

Este ha sido un muy buen año para las cintas animadas. Ya nada más con Wall·E tenemos una ganadora —digo, ni La Bella y La Bestia tenía el chance que tiene el robotito de alzarse con una nominación a Mejor Película en los Oscar— pero además Kung Fu Panda y Madagascar 2 también tienen un poco de risa para toda la familia. Pero es Disney quien cierra el año con una cinta animada que sorprende por dos razones: no es justo que (1) una película tan buena esté siendo tan… (2) ¡ignorada!

Bolt es un perro que vive para defender a Penny, su "persona", de los ataques de una malvada organización. O eso es lo que los productores del programa lo han convencido. En esa eterna búsqueda de realidad, han convencido al leal perro que tiene superpoderes y cada día está salvando a la niña de los ataques de Calico y "el hombre del ojo verde". Un día, respondiendo a los miserables grupos de enfoque (no son mis palabras), los encargados hacen que Penny sea secuestrada y Bolt no la puede salvar. Con lo que no contaban era con la fidelidad de un perro: Bolt se escapa y comienza desesperadamente a buscar a su persona, así signifique atravesar el país en su búsqueda.

Mientras busca a Penny (con la voz en inglés de Miley Cyrus, la famosa Hannah Montana), el heroico perro (John Travolta) se consigue con tres palomas que aprovechan su inocencia para deshacerse de Mittens (Susie Essman), una gata callejera que las tiene sometidas y, cuando Bolt la toma prisionera, exigiendo que le diga a dónde Calico (voz de Malcolm McDowell) tiene a Penny, Mittens resignadamente lo ayuda a encontrar a Penny. En el camino se encontrarán con un sobreentusiasta hámster llamado Rhino (Mark Walton), quien da la casualidad es fanático del programa de Bolt, y decide unirse a ellos para ayudarlos. Lo que sigue a continuación ustedes se lo pueden imaginar, pero en ningún momento se cae en un cliché, que es quizá lo que uno puede imaginar de una cinta de una niña y su perro.

Obviamente la vi en español (nota a Disney: DreamWorks ha traído sus dos últimas cintas en versión doblada y subtitulada; ¿qué les cuesta?), pero le doy puntos a Disney por saber usar de nuevo el talento vocal. No sólo limitan las grandes estrellas (DreamWorks quizá lo hubiera llenado de nombres grande que habríamos dejado de escuchar en lo que los reconociéramos), sino que buscan actores que saben transmitir grandes emociones a través de la voz. Rhino nunca llegó a molestar, que era lo que temía, y hasta Mittens resultaba divertida en su cinismo. Pero eran las tres palomas con sus acentos argentinos las que, en un llegado momento, me llegaron a recordar a los pingüinos de Madagascar, tal era lo divertido de la interacción entre ellas.

La animación es absolutamente hermosa, pues mientras no tiene la poesía de Wall·E hay una sofisticación y cuidado de detalles que hace a Toy Story parecer anticuadísima. Y aunque es una cinta para niños (¿familiar?) hay unas escenas de acción bastante buenas, hasta increíblemente emocionantes. La escena inicial en particular es la clase de cosas que Miami Vice sólo pudo aspirar. Y hay la esperada crítica al negocio de Hollywood, que primero son los negocios y luego la gente, que si nada es verdad, que si agente no es gente, etcétera. 

Pero esta es una historia sobre el amor de un perro, no sólo por su persona, sino por sus nuevas amistades. Aún cuando, cuando Bolt debe decidid entre sus nuevos amigos y Penny, sabemos bien por dónde se va a ir, también sabemos que le va a doler profundamente la decisión. Aún cuando uno espera momentos tiernos y conmovedores, repito, nunca cae en un cliché meloso que haga que la película pierda algo de su encanto. Bolt es una cinta que disfruté de principio a fin, algo que he tenido la suerte de decir en cada cinta animada este año. Raro placer para un año.

Plasma de Miércoles E03: Big Fish

miércoles, diciembre 24, 2008 | Comments

Casualmente, Navidad cae en miércoles, lo que quiere decir que deberái hacer esta edición de Plasma de Miércoles en ese espíritu, ¿no? Pero más que irme por lo fácil, tipo Milagro en la Calle 42, It's a Beautiful Life o hasta The Nightmare Before Christmas, vamos a presentarles una simpática historia familiar que sale de una mente muy inesperada.

Si les digo Tim Burton, ¿con qué lo asocian? Johnny Depp, claro; los dos han trabajado en seis películas distinas. Seguramente piensan en una extraña imaginación y una increíble habiliad cinematográfica, pues estemos claros, el hombre tiene una habilidad única para lo visual. Piensan en el horror para niños de The Nightmare Before Christmas, Beetlejuice, Corpse Bride y La Leyenda del Jinete Sin Cabeza. O la intensidad de Sweeney Todd: El Barbero Demoníaco de la Calle Fleet. O el viaje de ácido de Charlie y la Fábrica de Chocolate, o la extraña vida del peor director de la historia en Ed Wood. Ciertamente no me podría imaginar a nadie mejor para darnos una nueva versión de Alicia en el País de las Maravillas.

Con lo que a lo mejor no lo asocian es con una tierna y familiar historia de amor e inspiración, aunque tenga parte de su inconfundible toque. Y sin embargo, en 2003 se estrenó Big Fish, una de las más ignoradas y subapreciadas cintas que Burton ha creado.

Originalmente, Steven Spielberg iba a dirigir esta versión cinematográfica de una novela de Daniel Wallace, con guión de John August (también escribió Charlie y la Fábrica de Chocolate y Corpse Bride), y quería que Jack Nicholson fuera el protagonista. Pero por conflictos de horario, Burton lo tomó y le dio su propio toque. Es la historia de un hombre, Will Bloom, (Billy Crudup, el próximo Dr. Manhattan en Watchmen) que se avergüenza de su padre Edward (Albert Finney), pues toda su vida lo único que ha escuchado de él han sido grandes historias de lo que ha logrado y ha hecho, y es imposible distinguir la verdad de la ficción. Cuando Edward enferma y su vida está por terminar, Will decide que finalmente debe saber la verdad sobre su padre, más allá de las grandiosas historias de romance y conquista. Lo que descubre es que se había perdido de ver a su padre tal cual era, y que precisamente esas historias lo definían.

A lo largo de la cinta vemos la historia de Ed Bloom como él mismo la cuenta, con Ewan MacGregor haciendo del joven Ed, desde su juventud en un pueblo de Alabama donde era la estrella de... bueno, todo, en realidad, pero particularmente en fútbol americano. El pueblo le queda demasiado chiquito para sus ambiciones de grandeza, así que emprende una odisea junto con un gigante (Matthew McGrory) hasta que llega a un carnaval y descubre al amor de su vida, Sandra (Alison Lohman). Pide al director (Danny DeVito) que lo ayude a conquistarla, y bueno... lo demás es su historia.

Lo que más funciona de Big Fish es la historia y las actuaciones, en particular de las dos versioens de Edward. MacGregor es el encanto en persona, con una sonrisa que convencería a cualquiera. Albert Finney es un viejo veterano que aún puede ser un viejo bonachón. Los dos hacen a un Edward Bloom tan único que, aunque uno sepa que lo que dice es mentira, uno necesita creerlo sólo para que no se calle. Jessica Lange, como Sandra mayor, no sale lo suficiente para destacarse, y Billy Crudup sólo está ahí para verse angustiado. (Por cierto, Marion Cotillard tiene un pequeño papel; quién diría que cinco años después le darían un Oscar.)

Aprovechen que es Navidad para ver una película que inspira los valores de la temporada --familia, paz, esperanza-- sin mostrar a San Nicolás ni una vez. Y aprovecho y les deseo a todos la más feliz de las Navidades.

Madagascar 2: ¡Necesitamos más pingüinos!

sábado, diciembre 20, 2008 | Comments

A pesar del éxito de La Era del Hielo, que es de Fox, el único estudio de animación que ha podido hacerle la competencia a Disney y Pixar es DreamWorks. Desde Shrek, la casa fundada por Steven Spielberg, David Geffen y Jeffrey Katzenberg ha logrado ser el primo jodedor y divertido al lado del niño prodigio que es Pixar. El éxito de la primera Madagascar en 2005 y el de Kung Fu Panda este año garantizaron que no dependiera del gran ogro verde (a pesar de la tibieza con la que se recibió El Espantatiburones).

Pero en mi opinión, DreamWorks tropieza en dos frentes: uno, tienen la mala costumbre de sub-utilizar el talento que trae para sus voces (algo que es dolorosamente obvio en Kung Fu Panda) y los tropiezos con las secuelas: Shrek 2 fue tan buena como la primera, pero la tercera no me inspiró una segunda visita. Con Madagascar: Escape 2 Africa, van a mitad de camino en ambas, pero es suficiente para ser una película muy entretenida.

Cuando los dejamos al final de la primera película, los cuatro amigos escapados del zoológico de Nueva York, Alex el león (voz en inglés de Ben Stiller), Marty la cebra (Chris Rock), Melman la jirafa (David Schwimmer) y Gloria la hipopótamo (Jada Pinkett-Smith) se preparan para abandonar la isla de Madagascar gracias a la ayuda de los cuatro pingüinos ( liderados por Skipper, con la voz del director Tom McGrath), los dos chimpancés y sus amigos lémures, liderados por el rey Julien (Sacha Baron-Cohen) y su compañero Maurice (Cedric the Entertainer). Ya que el barco en el que llegaron se quedó sin gasolina, decidieron hacer lo segundo mejor: reparar el avión que estaba varado en la isla, lanzarlo con una china gigante, y volar los 14.000 kilómetros que separan Madagascar de Nueva York con lo que queda de combustible en el tanque. ¿Cuál es el problema?

Obviamente, el avión no llega, y en una escena absolutamente hilarante, aterrizan de milagro en medio del Serengeti, donde evidentemente la Naturaleza, cadena de alimentación, círculo de la vida y todo eso no es lo que Discovery y National Geographic nos hacen creer, pues todos los animales conviven en sana paz. Los cuatro amigos finalmente entran en conatcto con otros de su especie, en especial Alex, quien se reencuentra con su padre, Zuba (Bernie Mac, su última película animada en vida), a quien vimos al principio y supimos (en el gran estirón de la credibilidad, pero qué importa) cómo Alex llegó al estrellato en el zoológico. Claro, no todo puede ser paz y amor, pues Zuba tiene una eterna diatriba con otro león, Makemba (Alec Baldwin), quien ahora usará a Alex para quitarle el puesto a su padre como líder.

Los otros también descubren cosas de sí mismos: Marty se encuentra con una manada de su especie que curiosamente suenan igual que él y hacen todo lo que él hace, lo que lo hace pensar en su propia individualidad; Melman descubre que su condición hipocondríaca lo ayuda a curar los males de sus congéneres; y Gloria oye el llamado de la naturaleza cortesía de un engreído macho llamado Moto-Moto (Will.I.Am, cantante de los Black Eyed Peas), aunque ahora se debate entre seguir el curso natural de las cosas o el llamado del amor en el más extraño (y de verdad quiero decir extraño) de los sitios.

Eso no es todo, pues por supuesto, hay que meterse con los humanos. Un grupo de turistas se pierden en el bosque cortesía de los pingüinos, quienes necesitan piezas de carro para reparar el avión. Es gracias a ellos que se crea una crisis en donde Alex le puede demostrar su verdadero valor a su padre. Imaginen El Rey León pero sin que nadie muera.

Una de las cosas que más me gustó de la primera Madagascar es que seguía manteniendo un nivel de realismo: Alex es un carnívoro, Marty es un animal de presa, entonces si Alex tiene hambre pues se lo va a querer comer. Digo, es sumar dos y dos. En la secuela, es más explorar temas como relaciones paternales, superar barreras raciales (o de especie) para encontrar el amor y comedia... mucha comedia. Todo lo que nos habían enseñado de la Naturaleza en la primera lo botan por la borda en la segunda. ¿Por qué? Está bien que no sean la BBC, pero si no sencillamente son una comiquita más. Con una animación espctacular y muy bien lograda, pero una más.

Eso no quiere decir que no funcionen, pues de verdad es una película sumamente divertida. Hay momentos que a mí me tenían partido de la risa en más de una ocasión, en especial cortesía de los cuatro pingüinos. Ellos ya tuvieron un cortometraje incluido en el DVD de la primera parte, pero estos cuatro pajaritos, que se ven tan tiernos pero son tan psicópatas, se merecen su propia película. Es algo por lo que todos clamamos. Complázcannos. Igual va con el rey Julien, quien agarra cada escena en la que aparece y sale corriendo con ella. Si ya hubo una película con Ali G, un exitazo con Borat y se está preparando una con Bruno, ¿por qué Sacha Baron-Cohen no prepara una con el rey Julien?

Los otros actores hacen bien su trabajo, en especial el difunto Bernie Mac. Es su eterno padre estricto pero amoroso, aunque sin la irreverencia que el comediante hacía tan bien. Alec Baldwin, por su lado, puede hacer engreído dormido, y eso lo hace divertidísimo. ¿En qué momento el tipo de los grandes ojos azules por el que las mujeres se morían se convirtió en uno de los más cómicos actores en el cine y la televisión? ¡Hasta en animación!

Es la parte con los humanos, liderados por una indestructible abuelita (voz de Elisa Gabrielli) la que se vuelve tediosa. Lo entendimos: son de Nueva York, pueden sobrevivir, pero es malo para el ambiente, ya basta. Igual con el cuento de las cebras repetitivas. Se vuelve… repetitivo pues. Y de hecho, la interacción que hubo entre los cuatro amigos principales en la primera queda muy reducida aquí. Más que nada interactúan con su ambiente. Eso se da para momentos bastante emotivos —la separación de Alex con su padre, por ejemplo— pero más adelante lo que hacen es retener la trama.

Y ahí descubro lo tercero en que DreamWorks falla: ellos quieren ser como Pixar en los momentos con corazón y sentimiento, y no llegan del todo. Lo de ellos son comedias rápidas y juveniles, porque tienen menos tiempo en el asunto que Pixar. También por alguna razón logran una cinta en que los personajes secundarios (los pingüinos, Julien, el Gato con Botas de Shrek 2) se destacan más que los principales. Vamos a ver cómo les va en el futuro, pues sin duda para risas están mandados a hacer. Madagascar 2 está hecha tanto para chicos como adultos, y aún a pesar de sus tropezones es una buena película para estas fechas.

Oscar le dice a Batman chau-chau: Los nominados a los SAG Awards

jueves, diciembre 18, 2008 | 1 críticas y comentarios »

¿Saben todas esperanzas que los fanáticos de la regia El Caballero de la Noche teníamos? ¿La gloriosa cinematografía, la excelente banda sonora, la magistral dirección, los buenos efectos, Heath fucking Ledger? ¿Cómo reventó récord tras récord? ¿Cómo hasta políticos de uno y otro lado la trataron de usar para probar su punto? Pues chicos, ha llegado el momento de pararnos, apretar las nalgas y recibir nuestro bañito de agua helada.

Cuando las nominaciones para el Globo de Oro fueron anunciadas el jueves pasado, sólo había una nominación, y era la que todos esperábamos: Heath Ledger como Mejor Actor de Reparto. No había ninguna como Mejor Director, Partitura, Guión o mucho menos Película. Qué importa, dijeron muchos. Es la prensa extranjera; seguramente no aprecian la obra de arte que fue The Dark Knight

Y hoy... las nominaciones a los SAG (Screen Actor's Guild, o Sindicato de Actores de la Pantalla). Los actores son el grupo más grande que vota en la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas (1.243 miembros). 

Sólo dos nominaciones, según desprendo de Ain't It Cool News: la esperada de Heath Ledger, y otra como Mejor Elenco de Acrobacias (en serio). No hay ninguno para Mejor Elenco, el más prestigioso que brindan los SAG.

Lo que me lleva a una sola conclusión:

¿Por qué tan serios?

¿De verdad les sorprende?

Dependiendo de qué lado del espectro de los geeks te encuentres, esto tenía que saberse que pasaría. En 1977, una pequeña peliculita llamada La Guerra de las Galaxias fue nominada como Mejor Película. ¿La ganadora? Annie Hall, de Woody Allen. The Shawshank Redemption y Pulp Fiction fueron ambas nominadas como Mejor Película en 1996. ¿Quién ganó? Forrest Gump. De hecho, Shawshank no ganó ni una de sus seis nominaciones. ¿Ven lo que les digo?

Una cosa, mis amiguitos, es el amor que uno como cinéfilo le pueda tener a una película o una adaptación; otra muy, muy distinta es cómo las premiaciones se dan. The Dark Knight es fabulosa en muchos sentidos, ciertamente una de mis favoritas este año. ¿Pero digna de premios, prestigio y esas cosas? Lamento decirles que... como que no. Eso sí, quizá eso sea lo único que no merece...

Claro, pongámonos en perspectiva también. Ya que estos son los premios de los actores, aún quedan los del Sindicato de Directores y de Escritores. Quién sabe. Pero yo no estuviera tan ansioso si fuera vosotros... ¿Qué opinan?

Mientras, vean quienes sí recibieron las nominaciones.

Mejor Actor

Richard Jenkins - THE VISITOR

Frank Langella - FROST/NIXON

Sean Penn - MILK

Brad Pittt - THE CURIOUS CASE OF BENJAMIN BUTTON

Mickey Rourke - THE WRESTLER

 

Mejor Actriz

Anne Hathaway - RACHEL GETTING MARRIED

Angelina Jolie - CHANGELING

Melissa Leo - FROZEN RIVER

Meryl Streep - DOUBT

Kate Winslet - REVOLUTIONARY ROAD

 

Mejor Actor de Reparto

Josh Brolin - MILK

Robert Downey, Jr. - TROPIC THUNDER

Philip Seymour Hoffman -DOUBT

Heath Ledger - THE DARK KNIGHT

Dev Patel - SLUMDOG MILLIONAIRE

 

Mejor  Actriz de Reparto

Amy Adams - DOUBT

Penélope Cruz - VICKY CRISTINA BARCELONA

Viola Davis - THE DEVILS

Taraji P. Henson - THE CURIOUS CASE OF BENJAMIN BUTTON

Kate Winslet - THE READER

 

Mejor Elenco

FROST/NIXON

MILK

SLUMDOG MILLIONAIRE

THE CURIOUS CASE OF BENJAMIN BUTTON

DOUBT

Plasma de Miércoles E02: Perdidos en Brujas

miércoles, diciembre 17, 2008 | Comments

Si ustedes son de los que disfrutan de viajar —no en el sentido que se mueren por llegar a un hotel o a la playa o posada o lo que sea, sino que disfrutan el desplazamiento de un lado a otro, el paisaje, la compañía, etc. — saben que de vez en cuando se puede llegar a un pueblito que se ve absolutamente hermoso, lleno de historia, oportunidades de fotografía y gente suficientemente amable. En un reciente viaje a Barquisimeto, yo vi un pueblo como ese en Yaracuy. La iglesia, situada al lado de la infaltable Plaza Bolívar, parecía estar ahí al menos desde finales del siglo XIX, cuidado y sin más. Era la propia postal. No me quedé mucho tiempo más allá de una parada para ir al baño, pero me habría encantado al menos pasear un rato. Y sabía que una hora después, iba a estar desesperado por irme.

¿Conocen la sensación? Bueno imagínense tener que estar en un pueblo así por cuatro días. Uno de esos pueblos que verás todo lo que tengas que ver en un día, y el resto es estar ladillado fuera de tu cabeza. Ustedes verán esos dos aspectos de su personalidad en los dos personajes principales de In Bruges, una comedia negra dirigida y escrita por el irlandés Martin McDonagh que, luego de ser ignorada vilmente en cada festival en el que aparece (fue estrenada en Sundance en enero de este año), a pesar de una aclamción crítica casi unánime,  al fin recibe un poquito de amor en los Globos de Oro con tres nominaciones, una como Mejor Película de Comedia o Musical y una cada una para cada uno de sus dos protagonistas principales.

Es la historia de Ray (Colin Farell) y Ken (Brendan Gleeson), dos matones a sueldo irlandeses que están escondiéndose por dos semanas en el pueblo de Brujas (en francés, Bruges, y se pronuncia "Brulls") en Bélgica, por orden de su jefe Harry (Ralph Fiennes), luego que Ray metiera la pata en su primer trabajo. Ray es joven, citadino y obstinado, y lo que quiere es largarse de "fucking Bruges"; Ken es el propio papá, intrigado por la cultura del lugar y seducido por la simpleza del sitio. Lo que no saben es que Harry los mandó allí por un motivo, y eso llevará a los dos amigos a descubrirse a sí mismos de formas que ellos no esperaban.

Este es el primer largometraje de McDonagh, pero el hombre ha demostrado talento antes, pues su corto Six Shooter (también con Brendan Gleeson) ganó el Oscar al Mejor Cortometraje en Vivo en 2006. El hombre es una versión menos caótica de Guy Ritchie, pues sus películas también tratan con el submundo criminal de Londres, pero recurre menos al absurdo y al enredo que a la conversación inteligente. Eso sí: dicha conversación incluye el uso de la palabra "fuck" un gran total de 126 veces, para una película de 107 minutos.

Lo genial de esta película es la agradable sorpresa que es: uno no espera que una premisa tan simple funcione tan bien. No sólo eso, las actuaciones son geniales. Sí, empezando con Colin Farrell. Olvídense de Miami Vice, Daredevil, hasta de las promesas que mostró en Minority Report, Hart's War y Tigerland. Esta es la actuación que uno esperaba ver de Farrell, siendo muy irlandés y muy, muy divertido; es como el niñito que no para de quejarse por lo ladillado que está. Pero Ray ha hecho algo terrible, y eso lo está atormentando, y Farrell también sabe transmitir eso. Sin duda su mejor actuación, con una sincronización casi perfecta para el humor pero uno se cree que este pana tiene grandes rollos en su cabeza.

Brendan Gleeson, por su parte, es uno de esos actores de carácter que uno sabe que va a dar lo mejor de sí. Se nota porque ha estado en tal diversidad de cintas como Troya, Pandillas de Nueva York, Beowulf, Corazón Valiente y como "Ojo Loco" Moody en las cintas de Harry Potter. Hace de Ken alguien que puede ser un tío entrañable, de esos que siempre está listo para regalarte un caramelo o algo, o contarte una historia. Ken es un matón, sin embargo, y se le nota en su cara que lo ha sido por mucho tiempo… y está cansado ya. Quiere la redención. Por eso cuida a Ray, y no está seguro de poder cumplir lo que Harry le ordena.

Harry, por su parte, es uno de los mejores personajes de una larga lista de locos que he visto a Ralph Fiennes interpretar. No tiene la inestabilidad de Amon Göethe (La Lista de Schindler) ni la tenebrosidad de Francis Dolarhyde (Dragón Rojo). No, este es un jefe mafioso con un fuerte acento londinense que tiene, a pesar de todo, un fuerte código moral. (¿Voldemort con moralidad, quizá?) Así que cuando Ken decide desobedecer sus órdenes, Harry ni siquiera lo piensa antes de llegar a Brujas a arreglar el asunto. Fiennes se acerca peligrosamente a la caricaturización de Harry, pero es demasiado buen actor; su locura está patente en los ojos y uno se cree que este tipo está convencido de que está haciendo lo universalmente aceptado como correcto.

Todo de esta película es como un paso por el Purgatorio, y es cuando llega Harry a Brujas que el Día del Juicio llegó. No les pienso contar si Ken o Ray en efecto salvan sus almas, pero yo me considero bendecido de haber visto esta pequeña y tristemente ignorada joya.




Dónde la conseguimos
Esta era una de las más recientes adquisiciones de la difunta celuloide.net. Me parece que está disponible en los Blockbuster más grandes, pero si no, pues ni modo, torrent con ustedes.

Trailer de X-Men Origins: Wolverine está chísimo

lunes, diciembre 15, 2008 | 1 críticas y comentarios »

El verano pasado, durante la convención llamada Comic-Con, los asistentes pudieron ver los primeros vistazos de la nueva película de la serie de los X-Men llamada X-Men Origins: Wolverine, donde Hugh Jackman volvía a interpretar el personaje que lo llevó a la fama, el famoso mutante del esqueleto de adamantio de nombre Logan pero todos conocen como Wolverine (o Guepardo... o Lobezno...). Las reacciones a las escenas pasadas (que pude ver por ser pirateadas a la web) fueron mezcladas, que junto con algunos rumores de problemas en el set, daba pocas esperanzas. Pues este viernes, el trailer oficial debutó frente al remake de El Día que La Tierra se Detuvo y, según lo que he leído, fue lo mejor de ir a la película (por lo visto tuve razón).

Hoy el trailer amaneció oficialmente en línea, y en serio que se ve arrechísimo. Me imagino que a estas alturas Jackman puede hacer este papel con los ojos cerrados, pero no reduce la intensidad en su interpretación, logrando mezclar la angustia de que ha perdido tanto a lo largo de su larga vida (recordemos que uno de sus poderes mutantes, además de sentidos elevados, es la regeneración). Vemos a Logan de niño y en diversas escenas de su vida, vemos a un sorprendentemente aterrador e intenso Liev Schreiber como Sabretooth (y digo sorprendente porque uno no espera a este actor en un papel tan físico). Hay vistazos de los otros mutantes y miembros del programa Weapon X, incluyendo a Ryan Reynolds (el señor de Scarlett Johansson) como el mutante Deadpool. En fin, vemos lo suficiente para decir que esta película parece ser muy, muy buena.

Los "peros": es Fox. Y el director es el sudafricano Gavin Hood, cuya última película fue Rendition, con Reese Witherspoon y Jake Gyllenhaal, y su ópera prima fue Tsotsi, una excelente historia nominada al Oscar. ¿Ven lo que digo? Esta va a ser la primera incursión de Hood en acción. Ojalá pueda ser una buena idea, pero bueno, ya veremos. Suficiente habladera de paja, pues. Disfruten. También pueden ir a Screen Rant (a donde conseguí el trailer) a ver algunas fotos también.

(Y no, esta no es la semana dedicada a Hugh Jackman, coño.)


video

Guepardo soltará un Hombre Dorado

viernes, diciembre 12, 2008 | Comments

No mucha gente se cala la ceremonia de los Oscar completos. En especial desde que Billy Crystal dejó de ser anfitrión, pues ninguno de los siguientes (David Letterman, Ellen DeGeneres, Steve Martin, Chris Rock) lograban llegarle siquiera a la planta del pie al legendario comediante (quien se prepara para reaparecer en The Tooth Fairy, junto a Julie Andrews y Dwayne "The Rock" Johnson). Eso hacía la ceremonia aún más pesada (y lo dice el que se las ha calado completas desde 1998 al menos). Entonces llegó Jon Stewart, montado en la cresta de su programa de sátira política The Daily Show, y pudo hacer algo rescatable. En especial la del año pasado estuvo muy buena. Cuando llegaron noticias de que Stewart podría no regresar, sentí un poco de tristeza.

Por un tiempo, había un rumor que Ricky Gervais (el protagonista de la original The Office) había sido ofrecido el papel, pero el veterano comediante inglés rechazó la propuesta. Pues hoy llega la noticia de que Hugh Jackman (famoso por su papel de Wolverine --o Guepardo o Lobezno, dependiendo de qué lado del espectro hispano-parlante se encuentre-- en las pelícuals de X-Men y protagonista de la venidera Australia) será el anfitrión de la 81ª entrega de los Premios de la Academia.

Los productores del programa se desviven por el australiano. "Hugh Jackman es un animador consumado y una estrella de cine internacional de renombre", dijeron en un comunicado. "También tiene estilo, elegancia y sentido común. Hugh es la elección ideal para amenizar la celebración de las películas del año y hacerlo divertido".

¿Sí? Jackman es uno de los actores en Hollywood que mejor me cae en la actualidad --es como un Mel Gibson nuevo. El tipo sabe actuar, sin duda, y tiene un carisma increíble. Lo que hizo por Wolverine (y podremos verlo otra vez el año que viene en X-Men Origins: Wolverine) fue, sencillamente, perfecto. Por si fuera poco, el hombre ha estado en producciones de Broadway impresionando a la gente con su habilidad para bailar y cantar. (Sí, en serio.) Ahora, de ahí a que sepa cómo animar un evento del tamaño y la importancia de los Oscar, bueno... lo sabremnos el 22 de febrero (claro, si es que hay ceremonia).

ACTUALIZACIÓN: Resulta que Jackman sí tiene experiencia animando, pues hasta se ganó un Emmy por el trabajo que hizo como anfitrión de los premios Tony de teatro. ¡Pues nada, suerte para él! Gracias a la amiga Carmen por esta info.

Les Grossman, ¿la película? ¡Sí va!

| Comments

Tropic Thunder (me rehúso a llamarla Una Guerra de Película) es hasta ahora lo más divertido que he visto este año; como ya dije antes, Ben Stiller creó una sátira al negocio de Hollywood tanto brillante como reflexiva que yo podría ver mil y una vez. Todo en ella tiene algún momento de redención, aún a pesar de lo molesto que es Jack Black. Pero todo se olvida gracias a la increíble actuación de Robert Downey Jr. como Kirk Lazarus, un australiano catire de ojos azules interpretando a un afroamericano (la campaña para que Lazarus --no sólo  Downey, sino Kirk Lazarus--sea nominado como Mejor Actor en los Oscar es brillante) y la mayor sorpresa: Tom Cruise como el escandaloso, grosero y rudo jefe de estudio Les Grossman (en la foto). Y no soy yo el único, por lo visto: los dos recibieron nominaciones a los Globos de Oro por su trabajo.

Y por lo visto Tropic Thunder no será la última vez que el obeso ejecutivo vea la luz del día, si creemos lo que el mismo Tom Cruise le dijo al canal E!, según reporta Latino Review

"He hablado sobre hacer diferentes videos con el personaje", dijo Cruise. "He empezado a hablar con Ben sobre ello, y hemos hablado de distintas cosas que hacer. Íbamos a hacer algo en nuestro tiempo libre, pero no hemos encontrado tiempo libre... aún". 

¿Qué tal una película? ¡La estrella de Valkyrie no lo descartó! "Es un personaje divertido", dijo el señor de Holmes. "Tengo que hablar con Ben, pero podría haber más que hacer con el tipo".

Lo más probable es que si se hace la película no sea lo que nadie se imagina (lo que es malo), pero la idea de cortos con Les Grossman sí me atrae. ¡Sí va!

Para que se terminar de orinar de la risa:


¡Toma tu Globo!

jueves, diciembre 11, 2008 | Comments

Hoy en la mañana fueron anunciadas las nominaciones que hace la Prensa Extranjera de Hollywood a lo más destacado del cine y la televisión, así que a prepararse muchachones, que la temporada de premios oficialmente ha arrancado. Lo cierto es que esta ceremonio de los Globos de Oro ciertamente será mejor que la del 13 de enero de este año, justo en medio de la huelga de guionistas, que ni siquiera fue ceremonia como tal. Así que eso ya es mejora. Pero hay algunas nominaciones que fueron una auténtica sorpresa.

Por ejemplo, la más taquillera y alabada película del año, El Caballero Oscuro, sólo recibió una nominación (a duras penas una sorpresa, eso sí): la de Heath Ledger como mejor actor de reparto. Ni una para Director, ni por Guión, ni por Partitura, mucho menos Mejor Película, que era la que yo menos esperaba. Millones de fanáticos suspiran angustiados. Milk, el nuevo drama de Gus Van Sant, también fue ignorada, aunque tampoco fue inesperado que Sean Penn tuviera otra nominación como mejor actor dramático (los Globos separan comedias de dramas)por esta historia verdadera. 

Mi mayor sorpresa fue que Tom Cruise recibiera una nominación como mejor actor secundario por su hilarante trabajo en Tropic Thunder. Ya yo me había largado en piropos por la excelente interpretación del otrora galanazo, pero que finalmente se le reconozca es otra cosa. De hecho, comparte esta nominación con su compañero de reparto (ninguna sorpresa aquí) Robert Downey Jr. por la misma película. 

La última sorpresa fue ver todas las nominaciones que recibió una pequeña peliculita que resultó un tanto ignorada (en realidad, COMPLETAMENTE ignorada) en la cartelera local, Perdidos en Brujas. Está nominada como Mejor Película en la categoría Musical o Comedia, y sus dos estrellas, Brendan Gleeson y Colin Farrell, recibieron ambos nominaciones como mejores actores en comedia. Esto me inspira a escribir la reseña que tengo pendiente luego que la vi gracias a celuloide.net.

De resto, están los esperados: Angelina Jolie recibe nominación por Changeling, en su papel de madre desesperada, y Mickey Rourke vuelve al ruedo por su muy alabada interpretación de un luchador libre en decadencia. Los españoles Javier Bardem y Penélope Cruz deberían agradecerle a Woody Allen sus nominaciones como mejor actor de comedia y mejor actriz de reparto por Vicky Cristina Barcelona. Y nadie discutía que The Curious Case of Benjamin Button y Slumdog Millionaire fueran nominadas como Mejor Drama. 

Aquí les dejo la lista completa de nominados en cine, cortesía de Cinematical, con una breve descripción de las películas. Les marco con un (*) los que creo serán ganadores, y un (+) con los que deberían ser ganadores (según "yo", pues).

Mejor Película (Drama)

The Curious Case of Benjamin Button. Una épica de David Fincher que narra la histopria de un hombre que nace como un anciano y empieza a envejecer al revés. Con Brad Pitt y Cate Blanchett (*)
Frost/Nixon. Basada en una obra de teatro del mismo nombre, a su vez basada en la entrevista que el entrevistador David Frost le hiciese al ex presidente Richard Nixon luego de su renuncia. Dirigida por Ron Howard, con Frank Langella y Michael Sheen.
The Reader. Stephen Daldry dirige a  Kate Winslet junto a Ralph Fiennes en la historia de un estudiante de leyes que se reencuentra con su antiguo amor... defendiéndola en un juicio.
Revolutionary Road. Sam Mendes (el mismo de Belleza Americana) dirige a su esposa Kate Winslet en su reencuentro con Leonardo di Caprio en esta historia de una pareja de Connecticut que trata de superar sus problemas personales.
Slumdog Millionaire (+). Danny Boyle nos trae la historia de un joven de las calles de India que está a una pregunta de ganar en Quién Quiere Ser Millonario para impresionar al amor de su vida.

Mejor Película (Musical o Comedia)

Quémese Después de Leer. (*) La vuelta de los hermanos Cohen a la comedia narra la historia de un entrenador en un gimnasio que trata de chantajear a un retirado agente de la CIA con un CD olvidado de sus memorias.
In Bruges. (+) Dos asesinos a sueldo (Colin Farrell y Brendan Gleeson) se esconden en un hermoso pueblo de Bélgica luego de un trabajo que salió mal. Sí, es humor negro.
Happy-Go-Lucky. La historia de una maestra de escuela cuyo optimismo desespera a sus coterráneos.
Mamma Mia: Basada en un musical, es la historia de una joven que, el día de su boda, invita a los tres ex de su madre con la esperanza de descubrir cuál de ellos es su verdadero padre.
Vicky Cristina Barcelona (*). Woody Allen dirige y escribe esta comedia sobre dos amigas (Rebecca Hall y Scarlett Johansson) de vacaciones en España y su encuentro con una extraña y apasionada pareja (Javier Bardem y Penélope Cruz).

Mejor Actor de Reparto

Tom Cruise - Tropic Thunder (+)
Robert Downey Jr. - Tropic Thunder
Ralph Fiennes - The Duchess
Philip Seymour Hoffman - Doubt
Heath Ledger - The Dark Knight (*) (+)

Mejor Director

Danny Boyle - Slumdog Millionaire (+)
Steven Daldry - The Reader
David Fincher - The Curious Case of Benjamin Button (*)
Ron Howard - Frost/Nixon
Sam Mendes - Revolutionary Road

Mejor Actor (Drama)

Leonardo DiCaprio - Revolutionary Road
Frank Langella - Frost/Nixon
Sean Penn - Milk
Brad Pitt - The Curious Case of Benjamin Button (*)
Mickey Rourke - The Wrestler (+)

Mejor Actriz (Drama)

Anne Hathaway - Rachel Getting Married (+)
Angelina Jolie - Changeling (*)
Meryl Streep - Doubt 
Kristin Scott Thomas - I've Loved You So Long
Kate Winslet - Revolutionary Road

Mejor Canción Original

"Down to Earth" -- WALL-E (*)
"Gran Torino" - Gran Torino
"I Thought I Lost You" -- Bolt
"Once in a Lifetime" -- Cadillac Records
"The Wrestler" -- The Wrestler (+)

Mejor Partitura

Defiance
The Curious Case of Benjamin Button (*)
Slumdog Millionaire (+)
Frost/Nixon
Changeling

Mejor Película Animada

Bolt
Kung Fu Panda
Wall-E (*) (+)

Mejor Película en Lengua Extranjera

The Baader Meinhof Complex (Alemania)
Gomorrah (Italia)
I've Loved You So Long (Francia)
Waltz with Bashir (Israel) (*)(+) (Esta película animada ha recibido tanta crítica positiva que no creo que haya forma que pierda. No es que la haya visto.)
Everlasting Moment (Suecia y Dinamarca)

Mejor Actor - Musical o Comedia

Javier Bardem -- Vicki Cristina Barcelona
Colin Farrell - In Bruges (+)
James Franco -- Pineapple Express (*)(+)
Brendan Gleeson - In Bruges
Dustin Hoffman - Last Chance Harvey

Mejor Actriz - Musical o Comedia

Rebecca Hall - Vicki Cristina Barcelona (+)
Sally Hawkins - Happy-Go-Lucky (*)
Frances McDormand - Burn After Reading
Meryl Streep - Mamma Mia
Emma Thompson - Last Chance Harvey

Mejor Actriz de Reparto

Amy Adams - Doubt
Penelope Cruz - Vicky Cristina Barcelona (*) (+)
Viola Davis - Doubt
Marisa Tomei - The Wrestler
Kate Winslet - The Reader

Mejor Guión

Simon Beaufoy - Slumdog Millionaire (+)
David Hare - The Reader
Peter Morgan - Frost/Nixon
Eric Roth - The Curious Case of Benjamin Button (*)
John Patrick Shanley - Doubt

Recuerden, los Globos son el termómetro del Oscar. Así que no espero mucha diferencia entre estas nominaciones y las que se anuncien el 22 de enero. Los Globos se transmitirán (quizá por Sony Entertainment Television) el 11 de enero.

Mientras tanto, en Internet...

Creative Commons License
El Cine Tuyo, Mío y Vuestro by Juan Carlo Rodríguez is licensed under a Creative Commons Atribución-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at jaycersworld.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://jaycersworld.blogspot.com. Clicky Web Analytics